Cómo evitar emergencias médicas

Por Redacción A tu manera 07/15/2013 |
Muchas situaciones en el hogar se pueden prevenir para no terminar en el hospital.
Muchas situaciones en el hogar se pueden prevenir para no terminar en el hospital. (Archivo)  

Una emergencia médica es una situación inesperada que requiere de primeros auxilios y de una correcta atención médica. Algunas se pueden evitar empleando el sentido común y siendo cuidadoso.

Mickey Vélez, directora de operaciones de Caregivers de Puerto Rico, comparte algunos consejos –dirigidos mayormente a personas que tienen a alguien bajo su cuidado– de cómo prevenir algunas enfermedades y lesiones en el hogar.

¿Qué puedes hacer?

1. Motiva a la persona que está bajo tu cuidado  a comer alimentos sanos y a hacer ejercicio físico de forma regular.     Esto implica comer frutas y verduras todos los días. Salir a caminar –siempre y cuando el doctor lo recomiende–  es una buena manera de hacer ejercicio con regularidad. 

2. Haz que consulte al médico en forma regular y se haga estudios anuales. Debes llevar una lista de todos sus medicamentos a cada cita médica y llamar al médico cuando la persona que cuidas se siente mal o se lastima. Si crees que los medicamentos que la persona toma no le hacen bien, lleva un registro de cuándo se siente mal y qué es lo que siente.

3. Consulta al médico si la persona corre el riesgo de contraer enfermedades que puedan provocar la muerte. Es posible que estas enfermedades estén relacionadas con la genética o con elecciones de vida, como fumar o llevar una mala alimentación. Ayuda  a la persona a seguir las indicaciones del médico para reducir los factores de riesgo.

4. Actualiza los registros médicos y la información de contacto de emergencia disponibles. Informa  a los integrantes de la familia o cuidadores dónde encontrar esta información.

5. El historial médico de la persona juega un papel importante en la prevención de emergencias.  Existen sitios en Internet en donde mantener historiales médicos. Consulta al médico si la persona padece una enfermedad crónica o si es alérgica a un alimento o medicamento.

6. Mantén un hogar seguro.  Minimiza  los riesgos, tales como suelos resbaladizos, pequeñas alfombras, escaleras sin pasamanos o bordes de mesas peligrosos, entre otros.

7. Inscribe a la persona que cuidas,  a sus familiares y a ti en cursos de primeros auxilios y de RCP financiados por la Cruz Roja Americana o por la Asociación Americana del Corazón.

8. Ten a mano un kit de primeros auxilios portátil en el  hogar o cuando viajas. Reemplaza los suministros a medida que se usan o se vencen. El kit debe incluir vendas autoadhesivas, crema antibiótica, aspirinas, guantes, tijeras, gasa esterilizada, un termómetro y pinzas, entre otros.

9. Haz que la persona utilice un sistema electrónico de alerta de los que se cuelgan en el cuello o se llevan en la muñeca.

10. Agrega contactos de emergencia a la lista de contactos del teléfono celular de la persona que cuidas. Si alguna persona llega inconsciente a la sala de emergencias, el personal médico buscará un contacto de emergencia en el teléfono celular.