Consejos para decirles a tus hijos que Santa Claus y Los Reyes están pela’os

Por Adela Dávila Estelritz / adavila@primerahora.com 12/23/2013 |
Todo dependerá de nuestro estilo de crianza, asegura una experta.
Lo verdaderamente importante será hablarles con sinceridad. (Archivo)  

Lo mismo si tus hijos tienen ocho años o 14, la situación será igual. A unos y a otros habrá que dejarles saber –de acuerdo con su edad y nivel de madurez, claro está– que este año Santa Claus y Los Reyes Magos no están boyantes, y puede que no reciban todo lo que querrían ni exactamente lo que desearían.

La situación es difícil por demás, sobre todo para los padres que –según lo analizó la licenciada en psicología Adelincel Castro Villanueva– están acostumbrados a darles a sus hijos todo lo que piden, ya bien sea porque “quieren que sus hijos tengan todo lo que ellos no tuvieron o porque, como trabajan mucho y pasan poco tiempo en casa, quieren ser generosos con sus regalos para compensar”. Pero esto, la mayoría de las veces, no es más que un chantaje, según la experta. “La verdadera tradición de Santa y Los Reyes se ha perdido; se ha vuelto un chantaje entre niños y padres. ‘Si tú te portas bien’ o ‘Si sacas buenas notas’ les regalarán esto o aquello. Pero, eso es un pensamiento irracional de los papás. Es que se ha perdido la sorpresa y el agrado de recibir un regalo (inesperado)”, se lamentó.

Cómo hablarles

La especialista recalcó que, a la hora de dejarles saber a los chicos que el cúmulo de regalos navideños podría estar limitado, “básicamente no hay gran diferencia en cómo explicárselo a unos o a otros”. O sea, a los más grandes o a los más pequeños porque, nuevamente, lo que les digamos va a estar determinado por el patrón de crianza del niño. “Todo dependerá de si los padres son permisivos o autoritarios”, añadió. Porque si papá o mamá les dicen que hagan su lista y lo dejan por cuenta de ellos, “los niños van a pedir veinte mil cosas. Y, como es natural, no se les podrá comprar todo lo que van a pedir”.

Lo verdaderamente importante será hablarles con sinceridad. “Con los niños tenemos que ser lo más claros y sencillos para explicarles las cosas”, enfatizó Castro Villanueva. “A veces, les hablamos como adultos, que necesitan que se les den tantas explicaciones. Pero a los niños no. Mientras más preciso, exacto, al punto y al grano les hablemos, mejor. De lo contrario, les abres las puertas a más dudas y a más preguntas”, detalló.

Sin romper el bolsillo

Todavía estamos a tiempo para obsequiar a nuestros niños con regalos lindos y divertidos, sin necesariamente romper el bolsillo. A continuación, 

algunas ideas de regalos que no son prohibitivos:

1. Videojuegos (en especial)
2. Figuras de sus personajes favoritos
3. DVDs de sus películas predilectas
4. Bocinas para sus equipos de sonido
5. Audífonos
6. Baterías portátiles para sus equipos de sonido
7. Instrumentos musicales de juguete
8. Bloques para armar
9. Carritos y pistas de carreras
10. Patinetas y patines
11. Muñecos
12. Cámaras instantáneas
13. Maquinitas de karaoke
14. Mochilas de sus personajes o programas favoritos
15. Peluches
16. Juegos de mesa
17. Equipos de pelota, soccer o baloncesto
18. MP3 Players
19. Estuches para sus equipos electrónicos
20. Camiones, carritos o helicópteros a control remoto

Consejos prácticos

Adelincel Castro Villanueva recomienda que siempre se les den opciones a los niños. “Aunque sea un regalo, tienen que escoger antes de que hagan la lista –o luego  que la hagan– para que comprendan que no todas las cosas se las pueden traer Los Reyes o Santa”. 

A continuación, los pasos que sugiere:  Diseñar una lista de algunas de las cosas que los niños desearían recibir.

Luego de diseñar la lista, sentarse a discutir cuáles son las que quieren que les traiga Santa y cuáles que vengan de parte de Los Reyes Magos.

Una vez se determine esto, se debe recalcar que los anteriores son unos posibles regalos que Santa y Los Reyes les traerán (en el caso de los menores). A los nenes mayorcitos se les debe indicar, abiertamente, que Santa y Los Reyes  pueden traer algunos de ellos, pero no todos. 

Por otro lado, hay que  ser “realistas” y aceptar el nivel de gastos “al que pueden llegar para complacer a sus hijos”, y no olvidar que “uno no debe estar premiando a los hijos simplemente porque es Navidad y olvidar lo que han hecho el resto del año”. Además, si durante el año les estamos advirtiendo que si se portan bien tendrán muchos regalos en Navidad, “¿qué pasará si el niño se ha portado bien y no recibe lo que pidió? Pensará que se portó mal, que no hizo lo correcto. Esas son frases que hacen mella”, y debemos ser muy cautelosos al usarlas, puntualizó Castro Villanueva.