Consejos para no engordar durante las vacaciones

Por Vilma G. Calderón Jiménez, L.N.D. 07/01/2013 |
Rompe la dieta una qu eotra vez para que te des esos gustitos especiales. Archivo  
Si te descuidas, podrías perder lo que con tanto sacrificio has logrado.

Estamos en pleno verano. Época de mucho sol, playa y ¡merecidas vacaciones! Pero, aunque la mayoría espera este tiempo con mucha alegría, para muchas personas también significa momentos de temor y ansiedad. ¿Por qué? Porque unos días de vacaciones y mucha libertad para comer y beber pueden echar a perder varios meses de sacrificio. Es decir, podemos en unas vacaciones recuperar parte de las libras que con mucho esfuerzo hemos perdimos con dieta y ejercicio. ¿Qué podemos hacer?

El primer paso para unas vacaciones sin aumentar de peso es modificar la creencia de que para poder disfrutar de unas buenas vacaciones tenemos que beber y comer en exceso. La realidad es que las personas que más comen no necesariamente son las que más disfrutan, aunque sí pueden ser quienes más se lamenten luego por las libras ganadas. Así que, pasarla bien quiere decir compartir y disfrutar las distintas actividades que realicemos sin necesidad de entrar en atracones de comida o excesos en la bebida.

En segundo lugar, no debemos pretender continuar con la misma rigurosidad en nuestra alimentación durante un periodo de vacaciones. Sabemos que, por más que tratemos de evitarlo, siempre aparecerán varias “tentaciones” a las cuales deberemos hacerles frente. Por eso, es recomendable darnos el permiso de “romper” conscientemente la dieta con una o dos raciones del alimento que nos guste. De esta forma, evitaremos el fuerte sentimiento de culpa, que es el que en muchos casos nos lleva luego al total descontrol en el consumo de alimentos.

Por otro lado, tampoco debemos ser totalmente flexibles, ya que el darnos “permiso” continuamente para consumir alimentos que sabemos que nos van a engordar nos llevará a terminar las vacaciones con cinco o 10 libras de más. La clave está en ser flexibles pero moderados en nuestra alimentación.

¿Qué hacer?

Poniendo en práctica las siguientes recomendaciones, de seguro lograrás disfrutar tus vacaciones sin engordar una sola libra.

1. Cuídate todos los días

Rompe  la dieta dos o tres veces si las vacaciones son por cinco días o más. Si  son de un fin de semana, solo una vez. Escoge el día y la comida (desayuno, el almuerzo o la cena). Selecciona con qué alimento te vas a deleitar en esa comida. Esta negociación te ayudará a reducir la ansiedad de sentirte con restricciones.

2. Toma mucho líquido 

Si te da mucha sed, aumenta la cantidad de agua o bebidas bajas en calorías como el jugo de limón o el agua de coco.

3. Alcohol bajo en calorías

Si vas a tomar bebidas alcohólicas, prefiere la cerveza baja en calorías o el vino seco. Alterna los tragos con agua tónica o con limón en las rocas.

4. Prepara meriendas

Si puedes, lleva  sándwiches con pan,  queso y  jamón bajo en grasa;  frutas o barras de cereales bajas en calorías. Contar con estas opciones para almorzar o hacer meriendas saludables te ayudará a controlar el hambre y evitarás caer en la tentación de escoger opciones altas en calorías.

5. Ojo con lo que escoges

Si vas a comer en un fast food, opta por las alternativas con menos grasas y calorías. Selecciona  ensaladas, hamburguesa pequeña sin queso o mayonesa, el pollo asado, la pizza de queso o vegetales en masa fina o la papa asada. Evita la mayonesa, cualquier alimento frito, los postres y las sodas regulares.

6.  Dieta a la carta

Si vas a comer en un restaurante, evita los aperitivos, la picadera  y el pan con ajo. Escoge ensalada verde y, de plato  principal, carnes o pescados a la plancha con vegetales, papa asada, majado de viandas o pequeña porción de arroz. Obvia los empanados, las salsas y alimentos fritos.

7. En alta mar

Si estás de crucero, recuerda que si no te cuidas, te puede pasar como a muchos, que ¡aumentan entre tres y siete  libras en esa semana! Opta por los alimentos nutritivos y solo ocasionalmente disfruta de los gustitos. Evita el bufé de medianoche. Muévete, ya sea caminando o bailando.

8. Si te pasas, hay remedio

Si sientes que te has pasado en las calorías del día, reduce a la mitad el almuerzo o la cena del próximo día.

9. Proponte no aumentar

Si estás en un plan de reducción de peso, sé  flexible y proponte como meta perder libras a un ritmo más lento durante tus vacaciones o simplemente no aumentar de peso.

10. Muévete

Si vas a la playa, saca unos 45 minutos para caminar o nadar. Si estás en un hotel, visita el gimnasio o simplemente camina por los alrededores. Con el ejercicio, te  relajarás, quemarás calorías, controlarás el apetito y tendrás menos posibilidades de aumentar de peso.