Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
Las proteínas presentes en las carnes, mariscos, leche, huevos, lentejas y nueces contribuyen a una cabellera sana. (Archivo)  
Lo que consumes puede ayudarte a fortalecer y mejorar el aspecto de tu pelo.

A pesar de que los principales factores que contribuyen a la caída del cabello son de carácter genético y hormonal, una alimentación balanceada puede favorecer su aspecto.


De acuerdo con un artículo publicado por la clínica de trasplante de pelo Instituto Vila-Rovira, en España, pequeños cambios en la dieta pueden fortalecer la hebra y darle brillo. Incluso, comer sano es recomendable para complementar cualquier tratamiento a los efectos de mejorar la salud del cabello.

De hecho, en una entrevista publicada en el 2014 en el portal ABC.es, la nutricionista italiana Daniela Morandi afirma que la caída del pelo puede evitarse con ejecutar algunos controles en la dieta.

Morandi explica que muchas veces, la debilidad y caída del pelo, compuesto estructuralmente por la proteína conocida como queratina, es causado por un aporte nutricional incorrecto. De esta forma, recalca que llevar una dieta vegetariana, hipercalórica o practicar el ayuno sin la evaluación de un experto puede provocar la pérdida de pelo.

En cuanto a los alimentos necesarios para la buena salud del cabello, el reportaje divulgado en el portal del Instituto Vila-Rovira detalla que tanto el consumo bajo de ciertos alimentos, vitaminas, minerales y proteínas, como su ingesta en exceso pueden contribuir a la caída del cabello.

Entre las vitaminas requeridas para la buena salud del pelo se encuentran la A (huevos, hígado, aceites, tomates y verduras), las B6 y B12 (pescado, carnes, soja, huevos, legumbres, frutos secos, cereales y levadura de cerveza), la C (limón, kiwi, naranja y brócoli), biotina y ácido fólico (cereales, huevos, hígado y espinacas).

También se recomienda el consumo de minerales como el zinc (carne roja, pescados, huevos), hierro, (vegetales verdes, cereales integrales, carnes rojas), magnesio (pescados blancos, frutos secos), selenio (pasta, setas, ajo) y cobre (nueces, cacao y legumbres).

Las proteínas presentes en las carnes, mariscos, leche, huevos, lentejas, nueces, igualmente contribuyen a una cabellera sana, así como las grasas vegetales que contengan omega 3 y el agua, que es necesario para mantenerlo fuerte e hidratado.

Enemigos del cabello

Evita el consumo en exceso de estos alimentos:

Frituras en general

Chocolate en exceso

Helados

Grasas

Bebidas gaseosas y con cafeína

Alcohol

Regresa a la portada