Nota de archivo: publicada hace más de 90 días
(Archivo)  
Todavía no ha habido un caso de coinfección reportado.

En medio de la epidemia de chikungunya, que continúa con una tendencia de 200 casos nuevos confirmados por semana,  aumentan también los casos de dengue  transmitido por el mismo mosquito aedes aegiptys, lo  que nos tiene entre la espada y la pared.

Hasta ahora hay 297 casos de dengue reportados.


La pregunta que se hacen muchos, es si el odiado mosquito  puede transmitir  el chikungunya y el dengue a la misma vez. 

“Sí, el mosquito te puede infectar a la misma vez; o recibir  dos picadas de dos mosquitos aedes aegipty diferentes. Aquí todavía no hemos confirmado ningún caso de coinfección”, aclaró la epidemióloga del Estado, Brenda Rivera.

Para la epidemióloga, no resultaría extraño porque en Puerto Rico no es la primera vez, dijo, que a una persona le da influenza y dengue a la misma vez, o dengue y estreptococos, entre otros casos de coinfección.

Pero el  dengue y el chikungunya  a la vez deben ser terrible, planteamos.

“Si  la persona no se cuida, se va a sentir muy mal, definitivamente”, advirtió.

Se estiman 1,600 casos  de chinkungunya  esta semana

 De acuerdo al  informe del  Departamento de Salud  de la pasada semana, había    1,411 casos confirmados que se espera aumenten a al menos 1,600 casos, si se toma en cuenta  que cada semana hay 200 nuevos casos confirmados.  

“Estamos viendo que el virus se está expandiendo en el área  metropolitana en radio, en los municipios circundantes, como si fuera un semicírculo”, indicó la epidemióloga.

Se le planteó   a Rivera  que  a los laboratorios y a las salas de emergencia, siguen llegando personas infectadas, por lo que pudiese ser un número de casos mayor. 

“Sabemos que probablemente hay muchos más casos afuera, por varias razones: primero, hay un gran espectro de la enfermedad;  hay persona que aunque sí están enfermas, no es tan severa y no acceden a servicios de salud y por tanto nadie los ve”, dijo.

De los que acceden a servicios de salud, indicó, depende de que  el médico se lo reporte al Departamento de Salud.

“De los que me han sometido, hasta el momento tenemos que 1,411 casos,  han sido confirmados por prueba de laboratorio”.

Área metropolitana: el epicentro

La mayoría de los casos   de chikungunya, el 90 por ciento, siguen siendo  en el  área metropolitana,  porque  es donde se concentra más gente y es donde se reportaron los  primeros casos.

“Si hubiesen surgido en Mayagüez, por ejemplo,   probablemente hubiese sido en esa zona donde se hubiera expandido. Pero apareció en San Juan  y aquí hay mayor densidad poblacional”, recalcó.

¿Cuánto han aumentado los casos confirmados de una semana a otra?

Se añadieron 204 casos adicionales. Esa tendencia se ha mantenido desde que se declaró la epidemia el   16 de julio pasado.

“No está controlada. Esto va a continuar expandiéndose porque tenemos una población totalmente virgen y tenemos el vector, el  aedes egipty, y ahora para colmo entramos en la época lluviosa”.

Chikungunya puede causar colapso

Rivera indicó que el chikungunya se quedó con nosotros y que sería terrible si se propagara por toda la Isla.

  “Lo ideal sería  continuar a paso moderado, en lugar de tener una  epidemia marcada en toda las Isla porque puede causar el colapso del sistema  de salud e incluso la economía, porque esto está atacando principalmente la fuerza laboral”, aseveró.

El 47 por ciento de todos los casos confirmados, indicó, son las personas  de 20 a 59 años.

“Es la mamá que se  queda en la casa cuidando los niños; la que cuida de su papá,  su suegro, la tía;  es el que trabaja;  es el universitario”, dramatizó.

Un 29  por ciento de los casos corresponde a la población pediátrica; y un  24 por ciento, a la población de 60 en adelante.

¿Tiene una opinión sobre  los remedios caseros?

Nosotros  tenemos que recomendar lo que está comprobado con estudios y lo que la ciencia indica, es la mejor alternativa  para controlar los síntomas. Mientras no me sustituyan estos tratamientos reconocidos por los alternos, si  quiere tomar un té, que se lo tome, pero no lo sustituya por lo que sabemos que funciona.