Estudian a mujer que "come mal" y no engorda

Por El Mercurio / Chile / GDA 11/05/2017 |02:49 p.m.
El monitoreo que se le realizó a Anna-Marie reveló que duerme nueve horas, de las que un 40% corresponde a sueño profundo.(Facebook)  
Analizaron las bacterias presentes en el aparato digestivo de Anne-Marie y descubrieron que la gran mayoría de ellas eran del tipo antiinflamatorio.

Anne-Marie Martin (42) se alimenta de comida rápida tres o cuatro veces por semana, es fanática de las pastas y del queso, no hace ningún tipo de ejercicio y, a pesar de eso, se mantiene delgada. De hecho, pesa 125 libras.

Esta madre británica está consciente de que su dieta es absolutamente poco saludable y asegura que desconoce por qué razón no engorda. "Siempre he podido comer lo que quiero y no cambio de forma (...) ¿Tengo un metabolismo tan rápido? ¿Hay algo en mi ADN? (...) Me gustaría tener una respuesta", dice Anne-Marie.

Su caso llama tanto la atención, que Channel 4 realizó un documental sobre ella para intentar revelar su secreto. El programa será transmitido la próxima semana por la TV británica.

Así, durante cinco días, varias cámaras siguieron a la mujer en sus rutinas diarias. Sus amigos y familiares fueron consultados por sus hábitos alimenticios, en tanto que nutricionistas y expertos en salud analizaron cada bocado que pasó por sus labios.

También fueron estudiados sus hábitos de sueño y se le realizaron algunos exámenes de laboratorio para determinar si algo en su organismo la ayudaba a mantener su peso.

Según informó el Daily Mail, los resultados de los estudios realizados a Anne Marie fueron asombrosos. Los científicos determinaron que su metabolismo es absolutamente normal y que a pesar de que su dieta no es para nada saludable, no consume las calorías suficientes como para subir de peso.

Asimismo, la mujer tiene ciertos hábitos que la ayudan a mantenerse esbelta. Por ejemplo, tiende a no comer demasiado tarde por la noche y tampoco acostumbra a "picotear" entre comidas.

"No es un hábito en el que me he metido", explica, y agrega: "Como para sentirme satisfecha. Mi objetivo es comer lo suficiente para no tener hambre en cuatro o cinco horas".

Anne-Marie también descarta ser una "comedora emocional". "Nunca he corrido a abrir una caja de chocolates o una bolsa de papas fritas cuando tengo un mal día", asegura.

Tampoco bebe grandes cantidades de alcohol, algo que según los científicos es clave, ya que además de tener muchas calorías, el alcohol afecta cómo el sistema digiere las grasas y los azúcares.

Otro factor que podría ayudarla a mantenerse delgada es que, a pesar de que actualmente es una mujer sedentaria, en su pasado Anne-Marie fue una activa bailarina. Y hoy, aunque pasa la mayor parte del tiempo en su oficina, casi nunca está sentada en su escritorio, sino que se mueve de allá para acá. "Uso mucha energía simplemente siendo yo", afirma.

Y respecto a sus hábitos de sueño, el monitoreo que se le realizó a Anna-Marie reveló que duerme nueve horas, de las que un 40% corresponde a sueño profundo.

Los científicos también analizaron las bacterias presentes en el aparato digestivo de Anne-Marie y descubrieron que la gran mayoría de ellas eran del tipo antiinflamatorio.

Pero, ¿cuál es la conclusión final de todo esto? ¿Cuál es el secreto para mantenerse delgados? Según los especialistas, aunque no existe una receta mágica, al parecer la autorregulación y la capacidad de aproximarse a la comida sin sentimiento de culpa juegan un rol clave para no subir de peso.

"Todas mis decisiones sobre la comida son inconscientes. Como lo que tengo ganas de comer y no me obsesiono con ello", finaliza Anne-Marie.

Regresa a la portada