Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Hidratación a temprana edad

Por Liz Sandra Santiago 12/05/2017 |11:45 p.m.
Lo primero que hay que tomar en cuenta es que la piel de un bebé y de un niño no es igual a la de un adulto. (Archivo)  
La piel de los niños necesita la protección apropiada para mantenerse sana

La humectación de la piel no tiene edad. Aunque algunas personas comienzan a preocuparse por ese asunto cuando comienzan a ver las señales de envejecimiento o surgen problemas que le incomodan, la realidad es que el uso de cremas hidratantes debe comenzar desde muy temprana edad.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que la piel de un bebé y de un niño no es igual a la de un adulto. El dermatólogo Luis J. Ortiz Espinosa destaca que la piel del niño está en proceso de maduración y con el paso del tiempo de camino a la adultez va fortaleciéndose y ganando inmunidad, grosor y pigmentación que la protegen. Además, las glándulas de sudor, que están relacionadas con la pérdida del líquido, están más maduras en la adultez.

“La piel del bebé es una piel diferente a la piel del adulto en muchas cosas, pero una de las diferencias más grandes es que es que la superficie de exposición del bebé es más grande que la del adulto. Pueden perder más líquido y pueden tener más exposición a cosas en el medio ambiente”, menciona el doctor con práctica privada en la clínica NovaDerm en Bayamón y Carolina.

No obstante, aunque establece que es muy importante hidratar la piel en el niño, Ortiz Espinosa advierte que hay que tomar en cuenta que las distintas áreas del cuerpo se afectan de manera diferente por la exposición. Por eso, no necesariamente lo que puedes usar en el cuerpo las puedes usar en la cara, porque pueden ser muy fuertes.

La hidratación es parte esencial del cuidado de la piel de los niños, pero debe hacerse con cremas libres de perfumes, alergénicos y color, pues son elementos que pueden causar problemas de irritación y reacciones alérgicas. 

La función de barrera de la piel es sumamente importante para evitar dermatitis y esa función de barrera se ayuda utilizando antioxidantes y buenos hidratantes, humectantes o lubricantes. 

“Hay niños que tienen condiciones de nacimiento que hacen que la piel sea más reseca y susceptible a ciertas reacciones, y hay que tratarlas de manera individual. También los niños que padecen de asma o sinusitis pueden tener piel reseca”, menciona el dermatólogo.

Se recomienda que se apliquen con la piel húmeda, porque eso permite un poco más el paso de algunos compuestos. Las cremas deben aplicarse justo después del baño en la mañana y en la noche.

Además del uso de cremas tópicas es importante la hidratación oral, porque es el agua lo que llega a todos los órganos del cuerpo que necesitan agua.

Esto se complementa con una buena higiene, una alimentación adecuada y proteger la piel de los rayos solares con un filtro hecho específicamente para menores de edad.

Regresa a la portada