Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

La importancia de mantener un PH balanceado

Por María Ivette Vega Calles 04/10/2017 |00:05 a.m.
Tomar agua con limón en las mañanas con el estómago vacío, como tanto se recomienda hoy día, en efecto, alcaliniza el cuerpo. (Archivo)  
Conseguir un sistema alcalino requiere un cambio más abarcador que solo tomar agua con limón.

Escuchar sobre agua alcalina, agua con limón y alimentos que aumentan la alcalinidad en el cuerpo cada vez es más frecuente.

Antes no era tan común oír hablar sobre la importancia de mantener un PH balanceado. Pero en los últimos años cada vez se enfatiza más en la importancia de lograr esa balance, pues hay quienes aseguran que en un sistema alcalino no se desarrollan las células cancerosas.


“El punto es quién mide la acidez y la alcalinidad es el PH. El ser humano funciona en unos PH que se catalogan deben estar entre 7.35 y 7.45. Hay unos alimentos que por lo general nos disminuyen ese estado ideal de nuestro PH y se habla mucho de que el cuerpo debe estar alcalino y no en acidez. Para que tengan una idea la peor acidez es la muerte. Cuando nosotros morimos, el corazón deja de latir, los órganos dejan hacer sus funciones y el cuerpo se va en acidez. En esa acidez empiezan a crecer las bacterias que tenemos dentro de nuestro cuerpo, los gusanos y hay putrefacción y se destruyen los organismos. Eso ayuda a la sociedad para que los cuerpos no estén por ahí enteros. Es un proceso de vida, la acidez es un proceso evolutivo”, destacó el doctor internista, Lumen Vera.

El galeno hace énfasis en que se debe de mantener el balance adecuado, porque ambos extremos son dañinos. No se debe alcalinizar el cuerpo de más y en el estado ácido se propagan más los virus y las bacterias, y se da paso al desarrollo del cáncer.

“Hay productos que dentro de nuestro cuerpo nos causan acidez. Y no estamos hablando de la acidez estomacal, sino acidez dentro de nuestro sistema. Cuando nosotros nos salimos de esos procesos y nos vamos a ese estado de la acidez nos atacan más los virus, las bacterias. El cuerpo no está en su estado normal y hay unos productos que nos alejan de eso”, explicó el doctor.

La acidez y alcalinidad del cuerpo por años ha sido materia de estudio de médicos que han establecido su relación con el cáncer. En 1931, el doctor alemán Otto Heinrich Warburg, ganó un Premio Nobel de Ciencias por un estudio que demostraba que el cáncer es la consecuencia de una alimentación basada en alimentos acidificantes y el sedentarismo, que crea que en el organismo acidez. Aseguró que las substancias ácidas rechazan el oxígeno, mientras que la alcalinas atraen el oxígeno. 

En tiempos más recientes el doctor bioquímico, T. Colin Campbell, lideró un grupo de científicos en el China Cornell Oxford Project, que exploró la relación entre la nutrición y el cáncer.

“Hay estudios que aseguran que que el cáncer era como un juego al azahar, porque se ha demostrado que se daña el DNA y cuando eso ocurría podía crecer células malignas. El doctor Colin Campbell demostró, hace 20 y pico, 30 años atrás, que el DNA se daña, pero si nosotros estamos en un estado alcalino esas células no se pueden desarrollan. El doctor Campbell demostró que el que ayuda que en ese proceso de acidez puedan crecer células malignas es la proteína animal. Mucha gente dice `todo el mundo come proteína animal, así que si fuera así todo el mundo tendría cáncer’. Pero esto es como un juego de azahar, si se te daña el DNA y estás en ese estado alcalino perfecto, que el que te lleva al estado de acidez es la proteína animal, pues entonces las posibilidades de que a uno le de una malignidad son mucho más bajitas”, expresó el doctor.

Vera destacó que según los estudios hechos por Campbell, toda la proteína animal dirigen el cuerpo hacia la acidez. Esto incluye carnes rojas, carnes blancas y lácteos.

“Lo peor son el huevo y la leche porque tienen unas proteínas bien potentes y además de eso tienen un acelerador de células malignas, porque están hechas para crecer a un becerro y hacer crecer a un pollito. Hace poco hice una presentación en Ponce, en la que hablé de un estudio que hizo Harvard a 47,000 hombres. Los hombres que consumían más de dos porciones al día de productos lácteos, la posibilidad de cáncer de próstata era de 67 por ciento mayor que los que no. Da la casualidad que la mayoría el consumo de leche era low fat, porque la sociedad lo que promueve es bajo en grasa, bajo en carbohidratos. En ese caso si yo tengo 10 onzas de leche y le saco la grasa, las convierto en 10 onzas de leche baja en grasa lo que voy a tener es más proteína. Y allí tengo la caseína que es un acelerador de células malignas, los factores de crecimiento insulínico, que es para hacer crecer el becerro, y la proteína, que causa acidez. Tengo tres factores contribuyentes para mi DNA, que se daña en todos los seres humanos, pues cuando se daña hay el terreno que lo va hacer crecer”, sostuvo el doctor.

Las harinas y el azúcar, todo lo refinado, también son alimentos que promueven la acidez en el sistema, según afirma Vera.

“Usted se echa un dulce en la boca y rápido le da felicidad. Se echa un chocolatito a la boca y prenden el cerebro en el mismo sitio que la cocaína y la heroína, según estudios que se hicieron. Esos productos liberan el dulce desde que nos los echamos en la boca. El dulce, las harinas, los productos procesados, más de dos onzas de licor al día, van acidificar nuestro cuerpo”, aseguró el galeno.

Tomar agua con limón en las mañanas con el estómago vacío, como tanto se recomienda hoy día, en efecto, alcaliniza el cuerpo, aseguró Vera. Las propiedades del limón lo convierten en el alimento más alcalino.

“Es el producto más alcalino que tenemos, que es diferente a las personas que dice que alcalinizan el agua. Nosotros tenemos que alcalinizarnos nosotros, no el agua. O alcalinizar el agua con bicarbonato nos haría daño. Hay productos que sí nos van alcalinizar. Si uno tuviera una quebrada sin contaminantes, que esa agua vinieran con minerales, hierro, pues esa sí sería un agua alcalina. Definitivamente en los estudios el limón es un ácido, que va a caer en el ácido de nuestro ácido de nuestro estómago, pero como no nos cambia el ácido del estómago porque como es otro ácido. La gente dice tienes que quitar el limón, la china, porque te va a dar más acidez, pero no porque lo que más acidez da es lo alcalino. La leche, que es alcalina de por sí entra al estómago nos cambia el PH, envía un mensaje al cerebro y el cerebro dice mira el estómago que tiene que estar en acidez para digerir las comidas no está en acidez. Vamos a sacar calcio y fósforo de los huesos para causar más acidez y la causa de la osteoporosis es la leche”, aseguró el médico.

Vera indica que todo tiene que ser un conjunto, pues de nada vale que una persona en la mañana tome agua con limón, pero 20 minutos después coma un revoltillo con jamón, ya que esa proteína animal contrarrestará la acidez que cause el limón. 

Para alcalinizar el cuerpo, su recomendación es centrarse en cinco alimentos. Estos son el agua, las viandas, los vegetales, los granos y la fruta.

“Todos deben ingerirse como vegetales y frutas enteras, no procesadas”, aseguró. 

Origen de muchos males

El doctor Lumen Vera, señala que el ser humano está muy arraigado a sus costumbres, y esa es la razón por la que se nos hace tan difícil cambiar de hábitos alimenticios, a pesar de que conocemos el mal que pueden hacernos. Él da fe de cómo su cuerpo ha cambiado desde que lleva la dieta basada en los cinco alimentos que recomienda, agua, vegetales, viandas frutas y granos.

“Hay un anuncios de medicamentos para disminuir inflamación en el cuerpo y dice esto te puede dar cáncer, psicosis, llevar al suicidio. Esos medicamentos son para contrarrestar la inflamación que te da la proteína animal. Por ejemplo la gota es un tipo de artritis que da cuando la persona se come un canto de carne. Las enfermedades las divido en dos partes. La mitad las causan la proteína animal y la otra mida las harinas y los dulces”, dijo Vera, quien hace 11 años no come carne. 

Regresa a la portada