Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Los estragos del "rubio"

Por María Ivette Vega Calles 07/03/2017 |00:05 a.m.
Con el tiempo, los rayos ultravioleta pueden alterar el ADN de los seres humanos y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer en la piel. (Archivo)  
Las quemaduras del sol pueden empañar las vacaciones.

Qué felicidad pasar los días al aire libre, bajo el sol, disfrutando de la vida. Fines de semana largos como éstos son ideales para salir de la rutina y visitar nuestros lugares favoritos o conocer alguno nuevo.


Pero esa larga exposición al sol puede empañar esos días de ocio con molestias causadas por la insolación. La sobre exposición a rayos ultravioletas es la causante de las quemaduras del sol en la piel.

Estos rayos tienen tres longitudes de onda conocidas como UVA, UVB y UVC, el que no llega a la superficie de la tierra, sin embargo, los otros dos, sí penetran la piel.

De hecho, con el tiempo, los rayos ultravioleta pueden alterar el ADN de los seres humanos y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer en la piel, incluyendo el melanoma, que es mortal.

Es común que las personas puedan pasar gran parte del día jugando o descansando en la playa, sin ninguna molestia. Pero luego, ya entrada la tarde o la noche, cuando quieres descansar, aparecen los síntomas, pues se manifiestan unas cinco horas después de la exposición.

A continuación te presentamos varios aspec-tos que tienes que tomar en cuenta sobre la insolación.

¿Qué es una insolación? 

Se trata de una quemadura solar. Es el enrojecimiento de la piel que ocurre después de exponerse al sol o a otro tipo de luz ultravioleta.

Se presenta cuando el grado de exposición al sol o a una fuente de luz ultravioleta excede la capacidad de la melanina para proteger la piel. La melanina es la coloración (pigmento) que protege la piel. Una quemadura solar en una persona con piel muy clara puede ocurrir en menos de 15 minutos de exposición al sol del mediodía, en tanto que una persona con piel oscura puede tolerar la misma exposición por horas.

Es posible que los primeros signos de una quemadura solar no aparezcan durante unas cuantas horas. El efecto total para la piel puede tardar en aparecer 24 horas o más. Los posibles síntomas incluyen:

Piel roja y sensible que está caliente al tacto.

Ampollas que aparecen de horas a días después.

Reacciones graves (algunas veces llamadas alergia solar), incluyendo fiebre, escalofríos, náuseas o erupción cutánea.

Peladura de la piel en áreas quemadas por el sol varios días después de la quemadura solar.

Los síntomas de la quemadura solar normalmente son temporales. Sin embargo, el daño a las células de la piel con frecuencia es permanente, lo cual puede tener efectos serios a largo plazo, que incluyen cáncer de piel. Cuando la piel empieza a ponerse dolorosa y roja, el daño está hecho. El dolor es peor entre las 6 y 48 horas posteriores a la exposición al sol.

 Síntomas 

Piel roja y caliente

 Burbujas de agua en la piel

Inflamación de la piel

Mareos

Deshidratación

Naúseas

Fiebre

Dolor de cabeza

Escalofríos

Cómo prevenirlo

Evita tomar sol de 10:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, periodo en el que el sol está más fuerte. Busca la sombra durante esas horas 

Utiliza sombrero, gafas y camisas impermeables de manga larga, para protegerte Procura que tengan protección UVA y UVB. 

Aplica varias veces al día un bloqueador solar que tenga protección contra los rayos ultravioleta y tenga factor de protección solar más alto que 30.

Toma mucha agua durante el día para que no te deshidrates.

Remedios caseros

Llena la bañera de agua fría y échale una taza de bicarbonato de sodio. Su naturaleza alcalina te ayudará contra el ardor y picazón que produce la insolación. 

Permanece en la bañera unos 15 minutos y al salir deja que tu cuerpo se seque al natural. Repite esta técnica mientras te dure el dolor.

Cocina avena hasta que tenga una consistencia líquida. Al enfriarla, aplícala directamente a las partes de tu piel quemada. Déjala allí por media hora y después enjuágala con agua fría. Te ayudará a aliviar el dolor y bajar la inflamación de la piel. Puedes repetir éstos pasos de dos a tres veces al día. 

La sábila o aloe vera es uno de los remedios más utilizados por sus propiedades antiinflamatorias. Puedes comprar gel de aloe vera ya listo o sacar la pulpa directamente de la planta. Cualquiera que sea el caso enfría el gel en la nevera y luego aplícalo directamente a la piel, ya que lo absorverá. Puedes repetir éste proceso varias veces al día.

Las propiedades antioxidanetes y antiinflamatorias del té negro lo hace otra buena alternativa. Hierve dos bolsas de té negro y deja que enfríe. Luego, aplica compresas del té en las partes afectadas. No es necesario enjuagarlo.

El vinagre de manzana es uno de los remedios más eficaces, pues acelera el proceso de sanación, por sus propiedades astringentes y antiinflamatorias. Llena la tina de agua fría y échale una taza de vinagre de manzana, Sumérgete en ella por media hora y te balanceará el PH. También puedes mezclar partes iguales de agua fría y vinagre de manzana y aplicarlas como compresas en las partes quemadas.

Remedios medicinales

En las farmacias hay varias cremas que venden para aliviar el ardor, el picor y la inflamación de las quemadas. Lo importante es que tenga mentol, aloe o alcanfor.

Regresa a la portada