Se disparan precios de medicamentos genéricos en Puerto Rico

Por Jorge J. Muñiz Ortiz / Agencia EFE 02/13/2014 | 05:58 p.m.
Los ancianos son los que más se están viendo afectados por el rápido encarecimiento de los medicamentos genéricos.
 

Los medicamentos genéricos se han encarecido con fuerza en Puerto Rico en los últimos meses, hasta el punto de que algunos han cuadruplicado su precio, debido en gran parte a la escasez de envíos desde EE.UU.

"El impacto más grande ha sido entre los medicamentos que se compran con receta", explicó hoy a Efe Juan Martínez, propietario y licenciado de farmacia de la Farmacia Luis en el sector capitalino de Santurce, donde se despachan unas trescientas recetas diarias, sobre todo a personas mayores de sesenta años.

Los ancianos son los que más se están viendo afectados por el rápido encarecimiento de los medicamentos genéricos para la presión arterial, la diabetes, cremas para la piel o antibióticos. Se calcula que en la isla hay más de 350,000 personas mayores que no tienen un plan médico que les subvencione la compra de medicinas.

Martínez, quien lleva 37 años vendiendo medicamentos, explicó que hay antibióticos que hace tan sólo unos meses costaban 25 centavos, mientras que ahora los está vendiendo a seis dólares.

Teniendo en cuenta el difícil contexto social que atraviesa la isla, donde se acumulan ya casi ocho años de recesión, un desempleo del 15 % y casi el 45 % de la población viviendo bajo el umbral de la pobreza, este encarecimiento está haciendo que muchos pacientes abandonen sus tratamientos o reduzcan sus dosis diarias.

"Definitivamente es un riesgo. Y cuando el paciente va al médico, se ve que los medicamentos no están trabajando", lamentó Martínez.

Elliot Pacheco Beauchamp, presidente de la Asociación de Farmacias de Comunidad de Puerto Rico -que representa a 700 de estos establecimientos, explicó que este encarecimiento se debe en parte a que "la materia premia ha escaseado por varias razones y cuando regresa al mercado, la demanda es tanta que el precio se dispara".

En una entrevista con Efe, aseguró que en cuestión de un par de años ha habido medicamentos que han pasado de costar tres dólares a venderse a 300 dólares. Detalló que unas sencillas gotas para los ojos podían costar cinco dólares hace unos pocos años y ahora cuestan 125 dólares.

Igualmente, citó que la pastilla Enalapril, para la hipertensión, no hace mucho costaba cinco centavos y ahora 25 centavos.

En su opinión, la situación mejoraría si se incluyera a Puerto Rico en el programa federal "Low-Income Subsidy", que ayuda a los beneficiarios de Medicare, cerca de medio millón de anciano, con un tope de 3,000 dólares anuales para la compra de medicamentos.

"Ellos están en desigualdad y en total discriminación por parte del Gobierno de Estados Unidos porque nos tienen en un limbo", reclamó Pacheco en referencia al peculiar estatus político de Puerto Rico, que es un Estado Libre Asociado a Estados Unidos.

Este súbito encarecimiento se acaba de empezar a investigar en el Senado de Puerto Rico, después de la Comisión de Salud y Nutrición deberá presentar en un plazo máximo de tres meses un informe al respecto.

La senadora Rossana López, impulsora de esta iniciativa, resaltó en entrevista con Efe que el problema afecta principalmente a las personas de edad avanzada, así como a los enfermos crónicos, "que muchas veces no tienen seguro de salud ni cobertura completa".

"Esto limita la calidad de la salud y de vida de las personas. No es bueno ni para la persona ni para los que están a su alrededor", enfatizó López.

Hace unas semanas, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, inauguró hace varios días el Centro de Desarrollo e Innovación de Productos Farmacéuticos (CEDIPROF), el primer centro de investigación, experimentación y desarrollo de productos farmacéuticos genéricos de la isla caribeña.

En Puerto Rico se manufacturan siete de los diez medicamentos más vendidos en el mundo, y hay doce de las veinte compañías biofarmacéuticas y de biotecnología más grandes del planeta, sin embargo, en su mayoría toda la mercancía se exporta, incluso para luego parte de ella ser importada de nuevo.

Entre este año y el próximo, está previsto que el CEDIPROF elabore entre doce y quince productos farmacéuticos genéricos que someterá a la aprobación de la Administración Federal de Medicamentos y Alimentos. Una vez aprobados, Neolpharma los manufacturará para la venta en EE.UU.

Pacheco insistió en que ello no ayudará a contener el precio de los medicamentos, a no ser que parte de la producción permanezca en la isla para ser vendida aquí.

Tags

ancianossaludmedicamentos