Instinto Animal

06/05/2009 |08:06 p.m.
 
¿Por qué mi gata está tan gorda?

P:  Mi gata de tres años y medio ha aumentado de peso.
 Yo la alimento con comida seca y nutritiva, y le sirvo una ración por la mañana, otra por la tarde y una tercera por la noche. Por otro lado, la tengo en la marquesina y no sale a la calle. Sólo la saco por las mañanas y por las tardes para jugar con ella.

R: La cantidad de comida tiene que ajustarse de acuerdo con la edad, la salud y el nivel de actividad de la mascota.
Consultamos este caso con el Dr. Víctor Oppenheimer, presidente del Colegio de Médicos Veterianrios de Puerto Rico, quien opinó lo siguiente: “Aunque la lectora no dice si su gata esta esterilizada, aprovecho para aclarar que es un mito el que los animales castrados o esterilizados, obligatoriamente, tengan que aumentar de peso. a muchos les pasa porque, desde antes de operarse, su alimentación era inadecuada o les daban comida de la casa. 

Eso dicho,  las comidas nutritivas tienden a darse por raciones en cantidades suficientes como para alimentar correctamente a la mascota sin que engorde.

Ahora bien, ¿cuál es la cantidad adecuada de comida?
Sin haber examinado a esta gatita en particular, puedo decir que un gato o gata promedio, de la “raza”  Borinquen Satis debería comer al día alrededor de 1 taza a 1½ tazas de comida seca.

Esa cantidad, en total, es la que la dueña de esta gatita debería dividir en una ración por la mañana y otra por la tarde.

Por otro lado, lo que llama la atención es el  hecho de que la gata aparenta llevar una vida bien sedentaria. Por ende, no va a quemar tantas calorías como las que debería quemar. Y la combinación de demasiada comida con vida sedentaria va a igualar a obesidad.

Si a eso le añadimos cualquier otro posible factor de salud, la obesidad va a ser cada vez mayor.
Mi sugerencia es que consulte con su veterinario de cabecera lo antes posible.

El Dr. Oppenheimer también hace la siguiente salvedad:
 Todo cambio en el peso de una mascota peso, ya sea para obesidad o delgaedez, puede ser causado por una enfermedad. Por ejemplo, el hipertiroidismo en gatos  causa delgadez extrema y el hipotiroidismo causa obesidad.

Por tanto,   es mejor no asumir que la obesidad o delgadez de una mascota obedece, simplemente, a la cantidad de comida. Lo preferible siempre será que el animalito sea evaluado por un médico veterinario colegiado, que le haga los debidos laboratorios.