TU FIEL COMPAÑERO

03/03/2013 |
TU FIEL COMPAÑERO  
Mami Dalia y papi Axel, llegué a ustedes como un piojito flacucho y tristón, y me convertí en el per..

Mami Dalia y papi Axel, llegué a ustedes como un piojito flacucho y tristón, y me convertí en el perrito más feliz que cualquiera pudiera imaginar. ¡Qué dichoso fui durmiendo entre ustedes, con papi arrullándome como a un bebé y mami sobándome las orejitas! ¡Qué honor haber podido ser el lazarillo de mi perrihermano Piruli, luego que él perdiera sus ojitos! Desde mi nubecita en el paraíso canino, velaré por todos con amor y agradecimiento. Hasta siempre, Ponchito.