Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

¡Alerta roja!

Por Primerahora.com 10/18/2016 |00:05 a.m.
Especies con mayor amenaza de extinción en el momento.
El declive temprano de las poblaciones de rinocerontes negros se le atañe a los cazadores europeos. (Archivo)  

Muchos sabemos que, en la actualidad, el planeta está sufriendo y que la naturaleza está demostrando el desequilibrio en el que se encuentra.

Muestra de ello son las especies que día tras día ven cada vez más amenazada su supervivencia en la tierra y están al borde de la desaparición.

Se considera en peligro cuando todos los miembros de una especie pueden desaparecer, bien sea debido a que su hábitat está destruido, son víctimas de depredadores o ya no hay un recurso del que depende directamente.  

Aunque hay algunas especias ya identificadas, hay otras que no. Un problema para lograr  identificar a los animales más escasos del mundo es la dificultad asociada a la búsqueda del  más raro de los raros. 

Los animales excepcionalmente escasos pueden ser tan  escurridizos que a veces los científicos les pierden la pista. Eso puede llevar a que sean declarados extinguidos para resurgir años después.

Hace unos años, por ejemplo, la rana pintada Hula –su puestamente extinguida– resurgió de su escondite en Israel después de más de 50 años.

Declarar prematuramente a una especie como extinguida puede provocar su extinción. Los presupuestos y los planes  de conservación con frecuencia giran alrededor de la presencia o ausencia de una especie en una zona. Si se clasifica como que no existente oficialmente, no llegarán más ayudas.

Por eso los científicos que determinan la clasificación de los estados no se apresuran a declarar la extinción, incluso cuando tienen muchos fundamentos para hacerlo.

El mono colobus rojo de Miss Waldron no ha sido visto des de 1978, por ejemplo, pero to davía está clasificado como en peligro crítico de extinción  con la esperanza de que algunos de esos animales pudieran estar escondidos en una esquina remota de la jungla de la Costa de Marfil.

A continuación compartimos cinco especies  en mayor peligro, según la World Wildlife Foundation (WWF):

Pangolín

Una especie particularmente tierna, pues a pesar de sus fuertes escamas por todo el cuerpo, tiene una cara como de cachorrito, y tiende a hacerse en posición de ‘bola’ cuando se siente amenazado. Son animales solitarios y nocturnos, y se alimentan principalmente de hormigas. Son cazados en cantidades, sobre todo en Asia y África, por su carne y sus escamas.

Orangután borneo 

Las poblaciones de orangutanes borneos han disminuido hasta en un 50 % en los últimos 60 años, y su hábitat se ha visto reducido hasta en un 55 % durante los últimos 20. Esta especie se diferencia de su ‘primo’, el orangután sumatra, por tener una cara mucho más ancha, quijada más pequeña, y un tono de piel más oscuro. Existen tres especies reconocidas aún en vida en la isla de Malasia. También se encuentran protegidos.

Rinoceronte negro

El declive temprano de las poblaciones de rinocerontes negros se le atañe a los cazadores europeos, quienes mataban hasta seis rinocerontes al día para comida, o por simple diversión. El calvario continuó en los años siguientes cuando algunos establecimientos que venían desde el viejo continente se asentaron en tierras africanas, llevando los números de existencia hasta su mínimo estándar. Actualmente es una especie protegida.

Tortuga hawksbill

Tienen un pico puntiagudo y estrecho, y un patrón de escalas que se sobreponen en su caparazón, lo que las hace particularmente interesantes para el mercado negro, que vende los caparazones como mercancía especial. Las tortugas hawksbill se encuentran a lo largo de los océanos tropicales, predominantemente en arrecifes de coral. Estas tortugas son las representantes vivientes de un grupo de reptiles que ha vivido en la tierra por más de 100 millones de años, y son un vínculo importante para el equilibrio de los ecosistemas marinos.

Leopardo amur

Aunque se piense que los leopardos viven predominantemente en las sabanas de África, algo que en realidad hacen, esta especial especie encontró forma de hacer hábitat en el este de Rusia, dentro de los bosques que caracterizan a la región. El leopardo Amur, similar a otros de su misma especie, puede llegar a correr hasta a 60 km/hr y mide hasta 6 metros de cabeza a cola y 3 metros de altura.   

Regresa a la portada