Difícil que el Curiosity halle restos de vida en Marte

Por Agencia EFE 04/08/2013 | 12:12 p.m.
El Curiosity aterrizó en Marte en agosto de 2010 para investigar la historia medioambiental en el cráter de Gale, donde se cree que en su día se dieron las condiciones apropiadas para la existencia de vida microbiana. (Archivo)  
No parece probable que la misión del Curiosity vaya a dar muchas más grandes sorpresas en ese sentido.

Viena, 8 abr (EFE).- El robot Curiosity de la NASA ha abierto el camino para demostrar que Marte y La Tierra fueron una vez iguales, aunque será muy difícil que esta misión vaya a dar el gran salto de encontrar vestigios de vida en el planeta rojo, opinó hoy Javier Gómez-Elvira, director del Centro de Astrobiología (CAB) de España.

"El objetivo del Curiosity es saber si Marte fue parecido a La Tierra al principio (de su evolución)", explicó a Efe el científico, que participa en Viena en la Asamblea de la Unión Europea de Geociencias.

Tras intervenir en una presentación de los últimos datos recogidos por el vehículo explorador Curiosity, Gómez-Elvira indicó que esas semejanzas, como la presencia de una atmósfera apta para la vida o la presencia de agua líquida en la superficie, permiten pensar que pudo haber vida en Marte.

Así, el planeta rojo sería "otro buen candidato para ver si lo que pasó en La Tierra pudo aparecer en otro punto del Sistema Solar".

Sin embargo, para el responsable del CAB, un centro mixto del INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) y del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) no parece probable que la misión del Curiosity vaya a dar muchas más grandes sorpresas en ese sentido.

"Sería una casualidad enorme que pudiera dar ese salto", entre otras cosas porque "tampoco tiene la instrumentación" para ello, explicó.

Así, el Curiosity se queda en el punto de decir que "Marte y La Tierra fueron similares".

"Es de esperar que el próximo "rover" que la NASA envíe en 2020 dé un paso más allá y trate de buscar evidencia de vida", confió Gómez-Elvira.

Para esa misión de 2020 el CAB ha presentado el SOLID, un instrumento más enfocado a la detección de vida microbiana y que espera sea aceptado por la NASA.

Casi segura es la aportación española, con un instrumento de medición ambiental, a la misión InSight, con el que la NASA quiere colocar en 2016 una sonda en la superficie marciana para estudiar el subsuelo.

Respecto a la estación medioambiental REMS, diseñada y construida en España, uno de los diez instrumentos del explorador Curiosity, Gómez-Elvira se alegró de que el equipo esté funcionando bien pese a los daños que sufrió en el aterrizaje.

"Estamos a un nivel muy alto y participamos en misiones de primera fila", aseguró, para reivindicar que la tecnología hecha en España podría tener aún más éxito si contara con más recursos económicos.

Respecto a los últimos análisis realizados por Curiosity en la atmósfera de Marte, Sushil Atreya, de la Universidad de Michigan, indicó, en rueda de prensa, que aportan más evidencias de que hace millones de años fue mucho más gruesa y rica y reunió las condiciones perfectas para un mundo habitable.

En un proceso que se prolongó unos 4,000 millones de años, Marte perdió entre un 85 y un 95 por ciento de su volumen, indicó.

El Curiosity aterrizó en Marte en agosto de 2010 para investigar la historia medioambiental en el cráter de Gale, donde se cree que en su día se dieron las condiciones apropiadas para la existencia de vida microbiana.

La Asamblea de la Unión Europea de Geociencias, inaugurada hoy, reunirá hasta el día 12 de abril a unos 10.000 participantes que debatirán asuntos tan variados como el cambio climático y sus costes, los últimos descubrimientos en materia de recursos naturales o posibles avances en la predicción de terremotos.

Uno de los campos de actualidad que se tratarán es el del polémico "fracking", o fractura hidráulica, por el creciente desarrollo de esa tecnología para explotar el gas de esquisto.

Tags

MarteCuriosityNasavida extraterrestre