Placeholder

Por Irene Garzón Fernández

De primera mano

Cirilo Tirado sacó la cara por el Senado popular...

02/18/2013
Bajo presión

Con las muelas de atrás, el Senado aprobó, con un mes de retraso, la eliminación del pago de dietas a los legisladores, un compromiso de campaña incluido en el programa del Partido Popular Democrático que la Cámara de Representantes sigue posponiendo hasta mediados de año. Hay que felicitar al senador popular Cirilo Tirado Rivera, quien provocó el jueves la discusión del proyecto que radicó al inicio de la actual Asamblea Legislativa. El presidente senatorial, Eduardo Bhatia, que no tiene ningún mérito en el asunto, ahora se jacta de este logro. La eliminación inmediata de las dietas en el Senado se hizo realidad gracias a un planteamiento de la senadora popular Rossana López de que se hiciera un pase de lista en el que los miembros de la Cámara alta consignaran su renuncia personal al privilegio. Lo que plantea dudas es la excepción que se aprobó para que aquellos legisladores que reciben pensión puedan seguir cobrando dietas. La experiencia ha reflejado que los legisladores que renuncian a su salario legislativo para quedarse con la pensión lo hacen porque este beneficio es mayor que el sueldo. Se ha dado el caso de legisladores jubilados que han hecho un paréntesis a su pensión para recibir el salario legislativo. En el Senado quedaron exentos de renunciar a las dietas su ex presidente Antonio Fas Alzamora y la senadora penepé Migdalia Padilla. En el mes de enero, desde que se inició la sesión ordinaria actual el día 14, Fas recibió $1,020.60 y Padilla $810 por concepto de dietas.

Jaibería

Aunque disimulen, la posición de la Cámara de no eliminar de inmediato las dietas enfrenta a su presidente, Jaime Perelló, al gobernador Alejandro García Padilla, que preside la Conferencia Legislativa del PPD. A través del nuevo representante popular Eduardo Ferrer Ríos se consignó que la Cámara no actuará sobre las dietas hasta que vea como un todo la reforma legislativa. De paso, Ferrer Ríos, que llegó a la Legislatura por ser hermano de Héctor Ferrer, se ha expresado públicamente en contra de la eliminación de las dietas y ha dicho que ganaba más como abogado en la práctica privada. Sería bueno que lo demostrara en blanco y negro con sus planillas de los últimos cinco años. En la segunda quincena de enero, el legislador novato recibió $2,100 en dietas, limpias de polvo y paja porque el privilegio no paga contribuciones.

Cuestión de ética

La corrupción se ha entronizado de tal forma que para muchos se ha convertido en una práctica común. Una anécdota sacada de una administración popular lo demuestra. Un subalterno llamó la atención al jefe de una agencia sobre una situación inaceptable que tenía ante sí. La respuesta del jefe fue que para que lo hicieran los adversarios, “lo hacemos nosotros”. Es la consigna de los últimos tiempos: “hoy por ti y mañana por mí”.

¿A quién representa?

El  secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances, tiene que explicar convincentemente por qué reta la promesa del gobernador, Alejandro García Padilla, de derogar la ley que prohíbe interrumpir proyectos de construcción con protestas. ¿Le recordará a “Tito Kayak” en Paseo Caribe?