Placeholder

Por Irene Garzón Fernández

De primera mano

Quieren quedarse a la cañona...

12/10/2012
Sin vergüenza

La actitud de inamovibles asumida por el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica, Josué Colón, y el presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, José Ortiz, pone de manifiesto una ausencia de dignidad. Así lo demostraron al mantenerse en estos cargos a pesar de que la secretaria entrante de la Gobernación, Ingrid Vila, dijo públicamente que ninguno de los dos contaba con la confianza del gobernador electo, Alejandro García Padilla, ni de la nueva administración. Colón fue nombrado en propiedad por la junta de la corporación pública mediante un amañado referéndum telefónico efectuado después de las declaraciones de Vila. Los dos representantes del interés público en la Junta, Juan Rosario y Agustín Irizarry, denunciaron que este mecanismo de votación solo se activa en casos de emergencia, pero Ortiz les salió al paso y defendió la acción diciendo que el referéndum telefónico es un mecanismo que se ha utilizado siempre. El rechazo a ambos funcionarios por la administración entrante se basa en que no cumplieron la promesa de bajar las facturas de electricidad de la ciudadanía, que en este mes de diciembre se han disparado aún más.

Las honorables

En el pasado, aquellos a quienes se les describía como honorables hacían honor a la designación que ahora ha caído en el desprestigio. Los nombramientos de jueza superior y de fiscal hechos a las aún legisladoras penepés Liza Fernández y Elizabeth Casado así lo confirman por la carencia de atributos para estos cargos, que son un premio político de consolación. La senadora Fernández, notoria principalmente por propulsar con éxito la derogación de la colegiación obligatoria de los abogados, ha demostrado con sus actuaciones que no tiene temperamento judicial. Por eso, no es de dudar que una vez en el estrado judicial, antes de decidir una causa, la honorable se atreva a preguntarles a los abogados que postulen ante ella si están colegiados. Igualmente, habría que ver cómo la representante Casado procesa, en calidad de fiscal, los casos contributivos. ¿Lo hará a base de su experiencia personal?

Letra muerta

El ex senador popular Eudaldo Báez Galib aplaudió la propuesta anunciada por el presidente entrante del Senado, Eduardo Bhatia, de derogar leyes que han quedado en desuso. “Creo que esa es una buena medida de Bhatia”, consignó. Cuando presidía la Comisión de lo Jurídico, Báez propulsó una iniciativa similar que logró que se fueran eliminando o enmendando leyes cuya aplicación había perdido su finalidad. Como ejemplo figura legislación que requería que cualquier edificación de madera de más de tres pisos tuviera una escalera de acero.

"Off the record"

Le cogió el gusto a la silla

El director del Centro Médico, Ernesto Torres, podría atornillarse por 10 años en el puesto si el gobernador saliente,  Luis Fortuño, envía a la sesión extraordinaria  la legislación que lo viabilizaría. Otro más.