Placeholder

Por Irene Garzón Fernández

De primera mano

Una buena lección de la madre patria...

03/04/2013

Igualito que aquí

Mientras que, en Puerto Rico, el Tribunal Supremo le cierra las puertas a la adopción por la pareja mujer de la madre biológica de una menor engendrada por inseminación artificial, en España se le niega el indulto a un juez que actuó igual que la mayoría del Supremo de aquí en un caso similar. Se trata del juez Fernando Ferrín Calamita, a quien el Tribunal Supremo español condenó a 10 años de inhabilitación en el 2009 por “retrasar y entorpecer, con argumentos homófobos, el proceso de adopción de una niña por la pareja lesbiana de la madre biológica”. La niña, al igual que en el caso de Puerto Rico, fue concebida por inseminación artificial. El 8 de febrero de este año se denegó el indulto solicitado por el juez español. Según informes de la prensa española, Ferrín Calamita retrasó el proceso imponiendo trámites innecesarios, hasta que finalmente fue recusado. Entre las razones para mostrarse contrario a la adopción, el juez alegaba que “la menor tiene derecho a vivir en una familia normal”, un argumento que el Supremo español tachó de “homófobo” en su sentencia.

Ejemplares

Ante los argumentos homofóbicos de sectores religiosos, un lector nos hace llegar dos pensamientos de figuras que marcaron épocas en la historia de la fe en Estados Unidos. El evangelista Billy Graham, en la revista Parade de febrero de 1981, manifestó que “yo no quiero saber del fanatismo religioso de ninguna forma. Me perturbaría si hubiera un casamiento entre los fundamentalistas religiosos y la derecha política. A la extrema derecha no le interesa la religión, excepto para manipularla”. Entretanto, en su libro La fortaleza de amar, el asesinado líder de los derechos civiles Martin Luther King hijo escribió: “La Iglesia debe recordar que no es el amo ni el sirviente del Estado, sino que es su conciencia. El buen samaritano representa la conciencia de la humanidad porque hizo lo que no estaba forzado a hacer”. Es decir, que las creencias religiosas no pueden imponerse porque la moral religiosa no necesariamente es la moral del Estado.

A aprender mirando

Entregado el aeropuerto, el Gobierno tiene que tomar cursos acelerados sobre cómo operar eficientemente. Puede empezar por algo facilito: las lanchas de las rutas de San Juan-Cataño y Fajardo-Vieques-Culebra. Valdría la pena copiar modelos como los del Báltico, que conectan por ferry a los países de la zona con frecuencia, puntualidad y precios módicos.

Off the record

A velar las lechugas

 La ética es como la moral: se tiene o no se tiene. Causa estupor que el representante popular Eduardo Ferrer Ríos tenga la encomienda de encabezar la redacción del estricto código de ética que la Cámara deberá aprobar como parte de la propuesta reforma legislativa. Ferrer defiende el pago de dietas como “incentivo” para hacer su trabajo.