Placeholder

Por Jacinta Marin

Los imails de Jacinta

Una Santa Semana

03/25/2013
Esta truli ha sido una semana que nos ha jamaqueado en nuestros conceptos bíblicos.

Querido don Papo:

Me imagino que por allá por tierra del Americano ustedes están flauer y no tienen de qué preocuparse porque como que esto de la Santa Semana no les hace ni fú ni fá.

Como hay tanta pendencia con el daiversity mentado, tratan de pasar neutros en materia religiosa y les da lo mismo ver a un cristiano comiéndose un jamberguer en viernes santo.

Claro que por acá todavía andamos flagelándonos por cosas así.

Y en medio de esta crisis, todos estamos buscando como hacer un sacrificio económico para tener en la nevera bacalao del bueno que es carito y alguito de camarones y langosta para cumplir con el precepto de no comer carne. O sort of.

Esta truli ha sido una semana que nos ha jamaqueado en nuestros conceptos bíblicos.

Hemos sido probados y nos ha temblado el pulso porque por poquito al imputado de La Tómbola, el mentado don Alexis,  lo sacan en medio de la plaza pública y lo linchan.

Y no vea usted las interpretaciones bíblicas que han hecho por la radio, diciendo que Diosito si pudiera ya hubiera bajado el mismo y le hubiera sacado los ojos al susodicho.

Porque no comeremos carne en Borinquen en esta semanita, pero el ánimo lo tenemo jervío.

Mala vibra es la que hay por donde  quiera.

Con las casas acreditadoras, con El Americano, con la Marina después que murió alguien en la playa de Flamenco por falta de limpiar las minas que están regaditas, y hasta con los Testigos de Jehová que se consiguieron un permisito pá traspasar las vallas de seguridad de urbanizaciones y condominios.

Estamos en ayuno y abstinencia pero endemoniáos.

Jartos de odio ante el patrás y palante del Gobierno.

Mirando pal cielo a ver si baja un chin de esperanza este domingo de resurrección y volvemos a ilusionarnos porque a estas alturas del juego, ya ni lindo vemos al Hermoso.

Claro que aunque mucho lo parezca, ustedes allá no la tienen más fácil.

Y sería bueno que nos hablaran clarito contándonos las diatribas que pasan porque por acá parecería que el único canto de sirena que nos enamora es la voz de una azafata diciendo que acaban de aterrizar en Orlando.

Que es pa donde medio mundo quiere ir.

Al otro lado del charco.

Donde hay gasas en los hospitales, y no hay boquetes en las carreteras,  donde en las oficinas públicas le tramitan a uno todito ipso facto y  donde cable no se va diez veces por mes. O so they say!

Menos mal que dicen que invitaron el Papa para que venga.

Cosa que nos pondrá derechitos y civilizados por lo menos el tiempito que se hospede en estos lares.

Y que nos pondrá a toditos a mirar hacia arriba y clamar juntitos: #pontumano.

Jacinta

PD: Yo sigo barajeando el pienso de la vida allá vs. la vida acá y créame que la preocupancia que tengo no me deja vivir. Será que nuestro destino es volar como pajaritos al otro lado del charco y dejarle esta jaula a quien quiera ocuparla? Si es así, yo espero que el destino nos de un breikesito de asimilar el asunto, y de por lo menos hacer penitencia esta Semana Santa. Cosa que a lo mejor no será difícil porque andan diciendo que la luz no va a bajar ná y que en adichon,  los apagones van a estar choretos. Y yo creo, don Papo, que ahí es donde la puerca va a entorchar el rabo para esta mujer menopáusica que puede con todo menos con el vaporizo onplogged. #nouguei. Así es que espéreme en el cielo, donde quiera que se jaye, que le aseguro que no es aquí en Borinquen. Donde la canción del hit parade se llama: Mándanos más si más nos merecemos!  

Tags

Jacinta Marín