Connecticut recuerda a víctimas de masacre

12/21/2012 | 01:58 p.m.
El gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, escucha los 26 repiques de una campana, en recuerdo a las víctimas de la matanza de Sandy Hook, Newtown. (EFE/Justin Lane)  
Aunque el tiroteo no es el más mortífero del país, la corta edad de las víctimas y la ausencia aparente de un móvil ha golpeado los corazones de los estadounidenses.

Newtown.- Las campanas resonaron hoy en Newtown al conmemorarse una semana de la matanza de 20 niños y seis maestras, un ataque que estremeció el corazón de la comunidad y de toda la nación.

Bajo el viento y la lluvia, el gobernador Dannel P. Malloy salió a la escalinata de la oficina del ayuntamiento de Edmond, acompañado de otros funcionarios, cuando comenzaron a sonar las campanas 26 veces, en memoria de los que perdieron la vida en la Escuela Primaria Sandy Hook. El atacante también mató a su madre y después se suicidó.

Las autoridades locales no hicieron ninguna declaración formal y en el resto del país se realizaron conmemoraciones similares.

Aunque la masacre no es el tiroteo más mortífero ocurrido en una escuela en la historia de Estados Unidos, la peor matanza ocurrió en Virginia Tech, la corta edad de las víctimas y la ausencia aparente de un móvil ha golpeado los corazones y mentes de los estadounidenses. El atacante utilizó un fusil de tipo militar cargado con municiones capaces de infligir el máximo daño, dijeron las autoridades.

La Casa Blanca y el presidente Barack Obama guardaron un minuto de silencio en privado.

A una semana del ataque, el debate del control de armas cobró relevancia en el Congreso, donde matanzas anteriores sólo consiguieron una mínima reacción legislativa. El vicepresidente Joe Biden dijo ayer que el gobierno de Obama presionará para hacer más estrictos los controles de armas.

La Asociación Nacional de Portadores de Armas (NRA, por sus siglas en inglés) dio hoy su primera conferencia de prensa desde la masacre y su presidente Wayne LaPierre manifestó que se debe proporcionar armas a todas las autoridades escolares del país.

"Lo único que detiene a una persona mala con un arma es una persona buena con un arma", indicó LaPierre. También culpó a los medios de comunicación por alimentar la cultura de la violencia en los hogares estadounidenses.

El tránsito se detuvo en las calles afuera del ayuntamiento en Newtown cuando sonaron las campanas en honor de las víctimas.

"Cuando escuché las 26 campanadas simplemente se me derritió el alma", dijo Kerrie Glassman, habitante de Sandy Hook, quien conocía a siete de las víctimas. "Es abrumador. Uno no puede creer que esto sucediera en nuestro pueblo".

Rara vez los residentes mencionan a Adam Lanza, la persona que según la policía disparó esa mañana. También mató a su madre, Nancy Lanza, de cuatro tiros en la cabeza cuando estaba acostada en la cama. Ayer se realizó un funeral privado para la mujer en Nueva Hampshire, informó la policía.