Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

De ascendencia boricua los cuatro niños asesinados en Orlando

Por The Associated Press 06/13/2018 |08:14 a.m.
Los menores fueron identificados como Irayan, de 11 años, Lillia, de 10, Aidan, de 6, y Dove, de 22 meses. (GoFundMe / Walter Benenati)  
El secuestrador fue arrestado hace poco por robo y luego puesto encarcelado por violar su libertad condicional por un cargo de incendio premeditado.

Orlando, Florida. Un delincuente de Florida que, según las autoridades, mató a cuatro niños y desencadenó un enfrentamiento de un día que comenzó con el tiroteo de un agente, había violado recientemente su libertad condicional, y su oficial de libertad condicional había recomendado que lo encarcelaran durante seis meses. En cambio, se le otorgó un período de prueba supervisado, según los registros judiciales.

Gary Lindsey fue arrestado el mes pasado por robo y luego puesto en prisión por violar su libertad condicional por un cargo de incendio premeditado de hace una década, de acuerdo a los registros. Su agente de libertad condicional dijo no representaba una amenaza para la comunidad, pero que aún recomendaba que fuera encarcelado durante seis meses. Sin embargo, la hermana de Lindsey aceptó pagar $1,000, y él aceptó pagar $300 mensuales para la restitución, y su período de prueba supervisado fue restablecido durante una audiencia en la corte. Los registros muestran que Lindsey había estado trabajando en un centro de autos en Orlando, ganando $1,300 al mes.

El enfrentamiento del domingo de 21 horas comenzó cuando la novia de Lindsey salió del apartamento y le dijo a la policía que había sido maltratada. Lindsey disparó a los oficiales que respondieron, hiriendo gravemente al agente Kevin Valencia. Luego se escondió en la residencia la mayor parte del día con los cuatro niños, que según la policía, tenían edades entre 1 y 11. La novia era la madre de los cuatro hijos, y Lindsey era el padre de dos de ellos, dijo el amigo de la familia Walter Benenati. La mujer fue identificada como Ciara en una campaña de GoFundMe para sufragar los gastos fúnebres de los menores. El periódico Orlando Sentinel indicó que esta es puertorriqueña.


Campaña en GoFundMe para los gastos fúnebres de los niños. (GoFundMe)

Valencia está en condición crítica, pero se espera que sobreviva, señaló el jefe de policía de Orlando, John Mina. Valencia tiene más de 20 años de edad y ha estado en el departamento de policía desde 2016. Otro oficial pudo devolver el fuego.

Lindsey, de 35 años, fue encontrado muerto en un armario cuando los agentes entraron al apartamento alrededor de las 9:00 p.m. del lunes, apuntó Mina en una conferencia de prensa. Dos de los niños fueron encontrados en un dormitorio, y los otros dos fueron hallados en otro dormitorio.

No está claro cuándo los niños fueron asesinados. Mina dijo que un médico forense tendrá que determinar la hora de la muerte. Confirmó que habría habido tiempo para que Lindsey matara a los menores después de que su novia huyó de la residencia, pero antes de que llegaron los agentes.

"Basado en todo lo que he visto, no fueron nuestras balas las que mataron a esos niños", dijo Mina.

Mina añadió que los oficiales trataron de ofrecerle uno de sus teléfonos a Lindsey, cuyo teléfono tenía un servicio irregular, para que pudieran continuar las negociaciones con él vía telefónica. No obstante, cuando llegaron al departamento, vieron que uno de los niños había sido asesinado y decidieron entrar para rescatar a los demás. Todos fueron encontrados fallecidos por heridas de bala.

Mina sostuvo que no había ninguna indicación durante las negociaciones de que los niños estuvieran en peligro.

"El protocolo nacional, las mejores prácticas en este tipo de situaciones, especialmente con niños y cualquier tipo de situación de violencia doméstica, es negociar en un intento de llegar a una solución pacífica", dijo.

El jefe de policía agregó que la mayoría de las situaciones similares terminan pacíficamente.

Benenati, que emplea al padre de la mujer, dijo que Lindsey y la mujer peleaban con frecuencia.

Durante su pelea el domingo, explicó, la mujer estaba siendo golpeada y pateada en la cabeza.

"Ella salió corriendo de la casa por miedo a su vida, y los niños estaban encerrados en una habitación, y ella nunca pensó, nunca, en un millón de años que lastimaría a los niños", expresó.

Benenati reveló que la mujer trabajaba como agente de servicio al cliente y que Lindsey estaba entre empleos.

"Temía volver a la cárcel porque tenía una condena condicional de 10 años", dijo.

El apartamento estaba a su nombre, dijo Benenati, y Lindsey no vivía allí, pero estaba con frecuencia se quedaba a pasar la noche.

"Perder cuatro hijos es insondable", dijo Benenati, quien agregó que la madre estaba en estado de shock.

Benenati manifestó que el niño mayor, llamado Irayan, amaba los videojuegos y era un gran maestro en la escuela. Lillia, de 10 años, era una gran fanática de Disney y disfrutaba de estar con sus amigos. Aidan, de 6 años, tenía una obsesión con los dinosaurios, y que a Dove, de 22 meses, le gustaba correr. Lindsey era el padre de los dos más jóvenes, dijo.

"Es solo un horror indescriptible lo que hizo", indicó Benenati.

Los vecinos del complejo de apartamentos en Florida describieron a Lindsey como agradable y extraño.

Él era como amable y amigable, dijo la vecina Nicole González el martes por la mañana cuando regresaba a su casa en Orlando después de haber sido evacuada más de un día antes durante el enfrentamiento.

"Sus hijos eran hermosos, dulces niños, también educados", dijo González.

Pero el vecino Miguel López dijo que sus interacciones con Lindsey fueron "raras".

"Solíamos ver al hombre aquí, caminando y fumando", señaló López, que vivía en un piso encima de Lindsey, su novia y sus cuatro hijos. "Cuando decíamos, 'Hola. ¿Cómo estás?' Era como ... ", dijo López, sacudiendo la cabeza para indicar que no obtuvieron respuesta.

Los registros judiciales muestran que Lindsey tenía un extenso historial delictivo que involucraba incendio premeditado, agresión y robo. Estaba en libertad condicional por varios cargos, incluido el incendio provocado.

La acusación de incendio provocó un encuentro con su novia en 2008. Ella llamó a la policía cuando Lindsey apuñaló un televisor con un cuchillo y luego rompió la pantalla con su puño, de acuerdo con una declaración jurada. Lindsey le dijo a su novia que dejara su hogar en Orange City (Florida), y cuando ella se negó, él le dijo: "Tienes que conseguir los perros y dejar mi tumba", decía el informe. La novia se fue con los perros y cuando se marchaba vio a Lindsey llevando latas de gasolina a la puerta principal. Poco tiempo después, el departamento de bomberos fue llamado a la casa para apagar un incendio.

Lindsey fue sentenciado a 10 años de libertad condicional supervisada, seguida de libertad condicional sin supervisión.

En 20 horas, la campaña en GoFundMe ha recaudado más de $31,000 de $25,000 que tiene como meta establecida.

El suicidio se puede prevenir. Si usted o alguien que conoce está en riesgo de suicidio llame de inmediato a la Línea PAS: 1-800-981-0023.

Regresa a la portada

Tags

asesinatoFloridasuicidioOrlando