EE.UU. frustró posibles atentados en 20 países

06/15/2013 | 09:00 p.m.
Las autoridades de inteligencia dijeron que menos de 300 números telefónicos fueron revisados en 2012 entre una base de datos de millones de archivos telefónicos estadounidenses que compiló a diario la Agencia de Seguridad Nacional. (Archivo)  
No se mencionan más detalles nuevos sobre las conjuras o los países implicados.

Altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron el sábado que la información recopilada por dos controversiales programas de vigilancia electrónica dirigidos por la Agencia Nacional de Seguridad desarticularon posibles planes terroristas en Estados Unidos y más de 20 países, y que la información recopilada se destruye cada cinco años.

El año pasado, menos de 300 números telefónicos se contrastaron contra la base de datos de millones de registros telefónicos recopilados a diario por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) a través de uno de los programas, dijeron los funcionarios al alegar que los programas son menos amplios de lo que alegan sus críticos.

No se mencionan más detalles nuevos sobre las conjuras o los países implicados en la información desclasificada recientemente que se entregó el sábado al Congreso y que hizo pública la Comisión de Inteligencia del Senado. Autoridades de inteligencia dijeron que trabajan para desclasificar las decenas de planes que el jefe de la NSA, general Keith Alexander, dijo que fueron desarticulados, para mostrar a los estadounidenses el valor de los programas, pero que se querían asegurar de que no se revelara inadvertidamente algún detalle de los planes antiterroristas.

La revelación de información se produce luego de una semana traumática para las autoridades federales de inteligencia que testificaron en el Congreso para defender programas desconocidos para el público —e incluso para algunos legisladores— hasta que fueron revelados por varios reportajes en los periódicos The Guardian y The Washington Post, filtrados por Edward Snowden, ex contratista de la NSA, que sigue oculto en Hong Kong.

Las revelaciones han provocado debates y medidas legales contra el gobierno de Obama por parte de activistas de la privacidad que dicen que la recopilación de información va mucho más allá de lo necesario cuando el Congreso amplió las medidas antiterroristas después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Los funcionarios de inteligencia dijeron el sábado que los dos programas de la NSA son revisados cada 90 días por el tribunal secreto autorizado por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés). Según el programa, los registros, que muestran cosas como la hora y el tiempo de una llamada telefónica, sólo pueden ser examinados si hay sospecha de relaciones con el terrorismo, dijeron.

Los funcionarios ofrecieron más detalles sobre cómo los registros telefónicos ayudaron a la NSA a desarticular un plan de al-Qaida en 2009 para volar trenes del metro de Nueva York. Dijeron que el programa los ayudó a seguir la pista a Najibullah Zazi, operativo de esa organización terrorista, aunque no está claro por qué el FBI necesitaba que la NSA investigara los registros telefónicos de Zazi porque ya contaba con la autoridad para ello tras identificarlo como sospechoso, en vez de depender del programa de vigilancia electrónica.