Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En Nueva York, las mujeres también exigen la excarcelación de Oscar López Rivera

Por Prensa Asociada 01/02/2015 |03:53 p.m.
Las mujeres decidieron unirse en febrero de 2014 inspiradas por otro grupo de mujeres llamadas 33 Mujeres por Oscar que realizan sus manifestaciones en el puente Dos Hermanos. (Archivo)  
Al igual que aquí, 33 Mujeres Nueva York por Oscar sale a las calles de Manhattan, Queens, Bronx o Brooklyn el último domingo de cada mes.

NUEVA YORK — Varias mujeres se han unido en Nueva York para manifestarse a favor de la liberación de Oscar López Rivera, un nacionalista puertorriqueño que perteneció a un grupo que trató de acabar con la dependencia puertorriqueña de Estados Unidos varias décadas atrás.

El grupo --llamado 33 Mujeres Nueva York por Oscar-- sale a las calles de Manhattan, Queens, Bronx o Brooklyn el último domingo de cada mes para pedirle al presidente Barack Obama que conmute la sentencia de López Rivera.

El puertorriqueño fue miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional que se atribuyeron la responsabilidad de más de 100 atentados con bombas contra edificios públicos y comerciales en las décadas de 1970 y 1980 en varias ciudades de Estados Unidos. El ataque más notorio resultó en la muerte de cuatro personas y lesiones a más de 60 en la conocida Taverna Fraunces de Nueva York en 1975. López Rivera no fue declarado culpable de haber participado en ese ataque.

Las mujeres aseguran que el preso de 71 años, y que ha pasado 33 en la cárcel, lleva demasiado tiempo tras las rejas.

"Queremos hacernos sentir y manifestarnos para que el gobierno de Estados Unidos sepa nuestro disgusto y al mismo tiempo nuestro compromiso con este compatriota", dijo Natasha Banmán, una de las coordinadoras del grupo de Nueva York.

Las mujeres decidieron unirse en febrero de 2014 inspiradas por otro grupo de mujeres llamadas 33 Mujeres por Oscar que realizan sus manifestaciones en Puerto Rico.

"Nosotras nos manifestamos los mismos días y a la misma hora que ellas", dijo Banmán. "El nuestro es un espacio totalmente femenino. Apreciamos el apoyo de los hombres y reconocemos que también son solidarios con esta causa pero este es un esfuerzo de mujeres", agregó.

López Rivera fue sentenciado a 55 años en prisión en 1981 por cargos federales de confabulación sediciosa, robo con fuerza y transporte interestatal de armas de fuego en Estados Unidos. Fue sentenciado a otros 15 años en 1988 cuando fue declarado culpable de confabularse para escapar de una prisión en el estado de Kansas.

El presidente Bill Clinton ofreció clemencia a López Rivera en 1999 pero éste no la aceptó porque no incluía a dos de sus compañeros, que fueron liberados posteriormente. En 2011, la Comisión Federal de Libertad Condicional le negó la solicitud que presentó para ser liberado anticipadamente, pero aun así López Rivera ha pedido la clemencia del Ejecutivo.

La hija del preso, Clarissa López, se unió a las manifestaciones de Nueva York en noviembre junto con la presidenta del Concejo Municipal de la ciudad, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito.

Las activistas esperan que grupos como el suyo nazcan en otras ciudades de Estados Unidos.