Espionaje desata frenesí para proteger información

Por Prensa Asociada 11/29/2013 | 02:49 p.m.
Las filtraciones del ex contratista del servicio de inteligencia Edward Snowden exhibieron los programas de espionaje del gobierno de Estados Unidos. (Suministrada)  
"Cada vez que se presenta una situación como esta aparece un frenesí de charlatanes que lanzan sus productos al mercado", dijo Carson Sweet, directivo de la consultoría CloudPassage.

San Jose. — Correos electrónicos encriptados, mensajes de texto seguros y otros servicios que garantizan la privacidad florecen a la sombra de las revelaciones sobre el espionaje desarrollado por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés). Pero los numerosos programas de seguridad tienen calidad variable y, de acuerdo con los expertos, pueden infectar las computadoras aunque no asegurar que eviten el espionaje.

Las guerras entre genios de la informática, en la que por un lado hay programadores de la industria de la tecnología y en el otro agentes del gobierno, defraudadores y piratas cibernéticos, pueden hacer que la gente trate de proteger su información de muchas maneras, pero no la salva de los especialistas en decodificar código de computadora.

"Cada vez que se presenta una situación como esta aparece un frenesí de charlatanes que lanzan sus productos al mercado", dijo Carson Sweet, directivo de la consultoría CloudPassage, con sede en San Francisco, especializado en seguridad para bases de datos. "Se convierte en un dilema para el consumidor".

La encriptación no ahuyenta a los piratas cibernéticos, pero cuando está bien diseñada modifica la apariencia de los mensajes de modo que los intrusos que no tienen la clave para decodificar sólo ven un código muy difícil de descifrar.

Las filtraciones del ex contratista del servicio de inteligencia Edward Snowden exhibieron los programas de espionaje del gobierno de Estados Unidos. A partir de esas revelaciones, ciudadanos y líderes de Francia, Alemania, España y Brasil pidieron que se mejorara el encriptado de datos. Compañías como Google y Yahoo, cuyos centros de datos también fueron espiados, se han comprometido a mejorar la protección de datos y la seguridad en línea. Aunque no hay evidencias de que Facebook haya sido intervenido, sus ingenieros también están reforzando sus sistemas de encriptado.

"Yahoo nunca permitió el acceso de la NSA o agencia del gobierno alguna a nuestros centros de datos, jamás", escribió la directora de Yahoo Marissa Mayer el 18 de noviembre en un comentario de su compañía en el blog Tumblr, en el que anunció que a principios del próximo año planean encriptar todos sus servicios.

Para quienes quieren solucionar los problemas por su cuenta los programas para encriptar abundan en internet desde que la operación de espionaje se hizo pública. El sitio Heml.is, que en sueco significa "secreto" se anuncia como una aplicación para enviar mensajes por teléfono en forma segura. Younited trata de mantener a los espías lejos de la información almacenada en la nube y Pirate Browser asegura que no permitirá a los piratas revisar el historial de búsquedas de sus clientes. Muchos otros programas como Silent Circle, RedPhone, Threema, TextSecure y Wickr prometen preservar la privacidad.

Muchos de quienes están detrás de estos programas son bien conocidos por llevar los límites de la privacidad y la seguridad en línea más allá de los límites. Heml.is es desarrollada por Peter Sunde, cofundador del sitio de intercambio de archivos The Pirate Bay. El cibersitio finlandés F-Secure, del experto en seguridad Mikko Hypponen, respalda a Younited mientras Phil Zimmerman, uno de los nombres más conocidos en este campo trata de lograr éxito con Silent Circle.

Para otros usuarios, el encriptado no es suficiente para escapar de la miradsa del gobierno de Estados Unidos.

Por eso, la compañía Bouygues Telecom, de París, dijo a su proveedor Pogoplug, de San Francisco, que necesitaba que sacaran su centro de datos de Estados Unidos para no estar sujetos a las leyes de ese país. Así que Daniel Putterman, director de PogoPlug, decidió mantener a Bouygues como su cliente por lo que mudó a su compañía completamente de California a France.

"Quieren acogerse a la ley francesa, no a la de Estados Unidos", dijo Putterman, quien está preparando una medida similar para un cliente israelí.

Tags

EspionajeEdward Snowden