Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Militar de día y actor porno de noche

Por El Universal / México / GDA 04/17/2017 |01:55 p.m.
Schmidt III tiene 42 años y ha servido durante 23 de ellos en la Marina. (AP)  
Escándalo por un oficial de la Marina de Estados Unidos.

El oficial de la Marina de Estados Unidos, Joseph John Schmidt III tiene una doble vida que acaba de descubrirse y ha provocado un debate en torno a las reglas en ese cuerpo armado.

Este hombre puede presumir que es un héroe de guerra por las mañanas y un actor porno por las noches. Aunque no necesariamente sus dos actividades se repartían en esos lapsos del día, ayer se dio a conocer que la Marina de Estados Unidos comenzó una investigación sobre las actividades de Joseph John Schmidt III.

“El comando de la base naval de Coronado investiga si Joseph violó alguna de las leyes y reglas que obligan a todos los marinos a tener el permiso de sus superiores para hacer trabajos externos. Pero también si su salario como marino ha sido usado para subsidiar su trabajo en el cine”, informó el San Diego Tribune en su edición digital.

“Hay reglas muy claras sobre los trabajos externos cuando uno es empleado del gobierno y una prohibición a desempeñar conductas que desacrediten el servicio público”, dijo el capitán Jason Salata, vocero de la Marina.

Schmidt III tiene 42 años y ha servido durante 23 de ellos en la Marina. Tiene condecoraciones que incluyen una por valor en combate. Está casado, tiene dos hijos y ofrece pláticas de motivación para niños con necesidades especiales. Esa es una de sus vidas.

En la otra es Jay Voom, un actor porno que durante siete años ha actuado en películas como Apple Smashing Lap Dance y Strippers Come Home Horny From the Club.

El escándalo surgió esta semana cuando se supo del doble trabajo de Schmidt. Su esposa incluso ya ofreció una versión en la que, asegura, muchos de los mandos superiores de Joseph sabían de sus actividades como actor de películas porno. “Y muchos de ellos parecían tolerarlo de buena manera. Alguna vez hasta fui a rmar autógrafos a Coronado”.

Regresa a la portada