Pide clemencia para madre abusadora en Texas

10/09/2012 | 07:50 p.m.
Elizabeth Escalona enfrenta una sentencia que va de libertad condicional a cadena perpetua, pero los fiscales han solicitado 45 años de prisión. (Archivo)  
Los registros policiales muestran que los otros hijos de Escalona dijeron a las autoridades que ella pateó a Jocelyn en el estómago y que le pegó con un envase grande de leche. Agregaron que Escalona después pegó las manos de Jocelyn a la pared con un superadhesivo.

Una mujer que admitió haber golpeado brutalmente a su hija de dos años —y haber usado superpegamento para sujetar las manos de la menor a la pared— fue problemática desde que era adolescente, no es "un monstruo" y merece la libertad condicional, dijo la abuela de la niña a un juez el martes.

Elizabeth Escalona enfrenta una sentencia que va de libertad condicional a cadena perpetua, pero los fiscales han solicitado 45 años de prisión.

La Policía dijo que la madre de 23 años atacó a Jocelyn Cedillo en septiembre de 2011 porque estaba furiosa de que la niña no aprendía a usar el orinal. Escalona se declaró culpable en julio de lesiones graves a un menor y está pendiente su sentencia.

Los registros policiales muestran que los otros hijos de Escalona dijeron a las autoridades que ella pateó a Jocelyn en el estómago y que le pegó con un envase grande de leche. Agregaron que Escalona después pegó las manos de Jocelyn a la pared con un superadhesivo.

Jocelyn sufrió hemorragia craneal, una costilla fracturada, múltiples contusiones y mordeduras. Estuvo en coma durante un par de días. Algunos pedazos de piel se le arrancaron de las manos, donde los médicos también encontraron restos de pegamento y pedacitos blancos de pintura de la pared del apartamento.

"Sólo un monstruo pegaría las manos de su hija y le provocaría una lesión cerebral", dijo el martes el fiscal Eren Price durante la audiencia de sentencia.

En la audiencia, algunos funcionarios declararon que Escalona fue miembro de una pandilla y que hostigaba a su propia madre.

Sin embargo, su madre, Ofelia Escalona, le pidió al juez que le impusiese la libertad condicional.

Dijo que si bien su hija "cometió un error, ella no es un monstruo. Necesita ayuda".

Los testimonios continuarán el miércoles.