Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Tragedia familiar golpea a boricuas en Orlando

Por Raisa Rivas Español / Especial para Primera Hora 09/14/2017 |00:00 a.m.
Los primeros indicios de la tragedia lo dieron la cantidad de patrullas de policía y bomberos que sacaron a los fallecidos y a los sobrevivientes, uno de los cuales la vecina indicó que se desplomó en el frente de la residencia. (Especial para Primera Hora / Gregorio Mayí)  
Tres puertorriqueños murieron intoxicados tras instalar planta eléctrica en garaje.

La calle tranquila -en una sencilla comunidad en pleno centro de la ciudad de Orlando-, no mostraba signos de tragedia; hasta que unas velas, flores y un pequeño oso de peluche en la puerta de una casa, daban cuenta de que allí había ocurrido un evento trágico.


Pero a pasos de la propiedad, sí habían vecinos que permanecían “en shock” e incrédulos ante la muerte de tres miembros de una familia boricua que perecieron intoxicados por monóxido de carbono a causa de una planta eléctrica que estaba dentro de su casa.

“Eran muy buenas personas, amables y los niños jugaban con mis nietos”, dijo una de las vecinas quien no quiso identificarse.

La mujer confirmó que los fallecidos eran todos boricuas, y que era una familia multigeneracional, donde vivía la abuela, con la madre de los niños y los nietos. “Pero también habían amistades de ellos que estaban de visita desde Puerto Rico”, aseguró.

La oficina del Sheriff del Condado de Orange, donde está la vivienda, confirmó que los fallecidos son Jan Lebrón Díaz, de 14 años; Kiara Lebrón Díaz, de 17 y Desiree Díaz Molina, de  34 años, madre de los dos jóvenes fallecidos.

En el Florida Hospital South, donde se indicó que no tenían información sobre el caso, se encuentran, Evette Díaz; Karis Colón-Feliciano, de 17 años, Mirta Feliciano, de 52 años y Louis Lebrón Díaz, de 12. Este último fue quien llamó al 9-1-1. “Es un héroe, tuvo la fuerza para llamar y pedir ayuda”, dijo la vecina.

Los primeros indicios de la tragedia lo dieron la cantidad de patrullas de policía y bomberos que sacaron a los fallecidos y a los sobrevivientes, uno de los cuales la vecina indicó que se desplomó en el frente de la residencia. La emisión de gases se sentía tan fuerte en la casa, que el primer policía en llegar a la escena tuvo que ser atendido también por paramédicos y fueron los bomberos los que pudieron entrar para encontrarse con la escena de dos cadáveres, una tercera persona en muy malas condiciones (que luego murió al frente de la casa) y las otras víctimas.

“El día después del huracán estábamos bromeando y la vecina dijo que iba a limpiar la casa, ella siempre la tenía impecable. Pero nos resultó raro que desde la 10:00 p.m. dejamos de escuchar el sonido del generador”, continuó la señora, mientras hablaba con el capellán Edie del Valle, quien aunque no conocía a la familia vino a brindar apoyo espiritual a la comunidad.

“Estas tragedias se podrían evitar si aquí se hiciese una ley donde las personas firman que fueron orientados al comprar un generador de electricidad y que saben cómo funcionan”, dijo el pastor del Ministerio con Amor.

Aunque hay versiones encontradas y la primera información apuntaba a que el generador estaba dentro de la casa, el último informe de la oficina del Sheriff del Condado de Orange confirmó que estaba en el garaje. El generador Coleman 5000 daba energía a la nevera y a dos abanicos.

Regresa a la portada

Tags

OrlandoHuracán Irma