Ana Cacho quiere que investiguen a Yanitsia Irizarry

01/08/2013 |01:56 p.m.
Ana Cacho dijo que la ex Secretaria de la Familia ha sido una "bruja".(Archivo)  
Dijo que la ex Secretaria de la Familia ha sido una "bruja".

A la voces que en los pasados días han criticado fuertemente y piden a gritos una investigación en contra de la exsecretaria del Departamento de la Familia, Yanitsia Irizarry, se sumó hoy la de Ana Cacho.

Cacho, madre del niño Lorenzo González Cacho asesinado hace casi tres años mientras dormía en su residencia en Dorado, envió una carta hoy, martes, al periódico Primera Hora denunciando las acciones de Irizarry y pidiendo una investigación.

“Por este medio, le doy la razón a la exsecretaria de la familia Yanitsia Irizarry al tildar de ‘cacería de brujas’ los señalamientos en su contra, porque eso es lo que ella ha sido una BRUJA, no tan solo mis hijas, pero con miles de niños y niñas puertorriqueños”, puntualizó Cacho, quien ha sido señalada como sospechosa del crimen de su hijo.

“En mi caso, le recuerdo a la exsecretaria Irrizarry que la orden de mordaza no dura toda la vida y que, en su momento, saldrá toda la verdad de los abusos, mentiras e injusticias a las que desde hace casi tres años hemos sido sometidas mis hijas y yo”, agregó la mujer a quien no se le permite relaciones materno filiales con sus dos hijas.

A juicio de Cacho, el Departamento de la Familia bajo la tutela de Irizarry fue uno “antifamilia” y es necesario que se investigue.

“Es hora de tomar acción y pedir justicia, no tan solo por el caso de mi hijo Lorenzo y mis hijas, pero por muchos otros casos que han sido atendidos tan ineficientemente”, añadió. 

Poco tiempo después del asesinato de Lorenzo, la jueza Sonia del Toro, del Tribunal de Familia y Menores de Bayamón, privó a Cacho  de la custodia legal permanente de sus dos hijas menores, quienes están bajo el cuidado de su padre Ahmed Alí González.

El pasado mes de diciembre, un panel de jueces del Tribunal de Apelaciones, integrado por las magistradas Aleida Varona, Emalind García y María del Carmen Córdova, revocó la determinación de la jueza Del Toro, al citar jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre que “un padre tiene derecho a relacionarse con sus hijos”. 

Sin embargo, esta determinación fue detenida por el Tribunal Supremo dos semanas después tras una petición del Departamento de Justicia.

Ambas menores, que cuando asesinaron a Lorenzo tenían 13 y 5 años de edad, se encontraban en la casa en Dorado del Mar donde ocurrió el crimen. Según versiones surgidas durante la investigación, fue la menor de las hermanas la que avisó a su madre que Lorenzo estaba malherido. Luego, ambas fueron con su madre Ana y su hermano hasta el Centro de DIagnóstico y Tratamiento de Dorado, donde se certificó la muerte. Las autoridades han dicho que el caso se someterá cuando las niñas estén preparadas para declarar contra su madre en un proceso judicial.