Aseguran que que hay fondos para Ley de Empleo Ahora

01/30/2013 |02:26 p.m.
El secretario del Trabajo, Vance Thomas, afirmó que los fondos de la Ley 52 de 1991 tendrá disponibles entre $50 y $60 millones durante el próximo año fiscal. (ismael.fernandez@gfrmedia.com)  
Los Departamentos de Hacienda y Trabajo endosaron hoy, con nuevas enmiendas, el proyecto que crea la Ley de Empleo Ahora.

Los Departamentos de Hacienda y Trabajo endosaron hoy, con nuevas enmiendas, el proyecto que crea la Ley de Empleo Ahora y portavoces de ambas agencias aseguraron que hay fondos disponibles para cumplir con los compromisos que contiene la ley en forma de subsidios e incentivos.

El secretario del Trabajo, Vance Thomas, afirmó que los fondos de la Ley 52 de 1991, que estableció el “Fondo para el Fomento de Oportunidades de Trabajo”, y que es de donde saldrá inicialmente el dinero para el pago de los subsidios propuestos, tendrá disponibles entre $50 y $60 millones durante el próximo año fiscal.

“Será la encomienda del Departamento enfocar el proceso de evaluación y aprobación de propuestas en las prioridades establecidas en el proyecto de ley”, afirmó Thomas.

Destacó que la distribución de esos fondos recae en una junta dentro del Departamento, que somete sus recomendaciones al Secretario, quien tiene amplia discreción para aceptarlas o rechazarlas.

 Celebró que el proyecto de ley en discusión establece prioridades al Departamento en la distribución de esos fondos y adelantó que ese dinero no está comprometido aún.

 Para lo que resta del presente año fiscal, que concluye el 30 de junio, el secretario designado reconoció, sin embargo, que lo que hay disponibles para apoyar el programa son poco más de $5 millones.

 Los subsidios que tendrá que asumir el Departamento del Trabajo bajo esta propuesta son un 25% del salario de personas empleadas por un “negocio elegible” que hayan sido cesanteadas por la Ley 7, y un reembolso del 80% del salario pagado por negocios nuevos que se organicen bajo la Ley General de Sociedades Cooperativas y los desarrollen residentes de proyectos de vivienda pública.

También se reconocerá un subsidio salarial de hasta un 25% para nuevos empleos de personas de escasos recursos, de 25 años o menos y también para el salario de personas mayores de 56 anos de nueva contratación en los mencionados “negocios elegibles”.

Según Thomas, además de los fondos disponibles por la Ley 52, hay otros fondos que podrían utilizarse correspondientes a otro programa, que identificó como la Ley 82, y también parte de los dineros que tiene el programa WIA (Workforce Investment Act), que podrían utilizarse para estos fines.

El proyecto dispone que en caso de que el Departamento del Trabajo no pueda cubrir todos estos subsidios, corresponde al Departamento de Hacienda y a la Oficina de Gerencia y Presupuesto identificar los fondos para cumplir con los reembolsos.

Mientras tanto, el Departamento de Hacienda estimó en cerca de $58 millones el monto de los créditos por consumo de energía que podrían otorgarse durante el periodo de vigencia del proyecto.

El asesor legal de la agencia, Joel Rivera, que representó a la secretaria Melba Acosta y leyó una ponencia que lleva la firma de esta, explicó que esa cifra no considera los ingresos que podría recibir Hacienda como resultado directo de la actividad económica que generen esos nuevos empleos.

 Dichos ingresos, abundó el economista Edwin Ríos, director de la Oficina de Asuntos Económicos de Hacienda, deben llegar al Fondo General por vía del pago de impuesto de ventas y uso, y los demás arbitrios que pagan los ciudadanos del país, aún cuando no tengan que pagar contribuciones sobre ingresos.

No se precisó aún en las audiencias cómo se procesará este crédito en el caso de aquellos nuevos empleados que ganen $20,000 o menos al año y que por ley no pagan contribución sobre ingresos, por lo que el patrono que los emplee no podrá retenerle ningún dinero para el pago de contribuciones.

La propuesta que discute la Legislatura dispone que este crédito lo reciba el patrono al no tener que remitir a Hacienda la retención que, para fines contributivos, haga a sus nuevos empleados. Luego podrá utilizar ese dinero para pagar su factura de luz.

 El crédito es descendiente y comienza en $2,000 por empleado para aquellos empleos que se creen entre el 1ro de enero al 30 de junio de 2013; $1,000 por aquellos creados entre el 1ro de julio al 31 de diciembre de 2013; y $500 por cada empleo nuevo creado luego del 1ro de enero de 2014 y hasta el 30 de junio de ese año.

 Se adelantó a este medio que el Departamento de Hacienda será el que pague esos créditos a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en los casos donde la retención no alcance para cubrir los mismos. Se asume que los ingresos que recibirá Hacienda por IVU y demás arbitrios compensarán dicha erogación.