Aspirante a retar a José Luis Rivera Guerra exige transparencia

01/25/2012 |
Ernesto Robledo, quien aspira a retar a Rivera Guerra, hasta ayer no había sido certificado por el Partido Nuevo Progresista (PNP), a pesar de que llevó todos sus endosos a tiempo. (Para Primera Hora / Olimpo Ramos)  
Robledo, quien aspira a retar a Rivera Guerra, hasta ayer no había sido certificado por el Partido Nuevo Progresista (PNP), a pesar de que llevó todos sus endosos a tiempo.

Aguadilla.-  Sorprendido.

Así se sintió Ernesto Robledo, quien hizo la primera denuncia contra el representante penepé José Luis Rivera Guerra, con la decisión de la Comisión de Ética, que sólo le impuso una leve sanción de diez días de suspensión.

Robledo, quien aspira a retar a Rivera Guerra, hasta ayer no había sido certificado por el Partido Nuevo Progresista (PNP), a pesar de que llevó todos sus endosos a tiempo.

“No quiero pensar que no me quieren certificar porque yo tiré al medio a Rivera Guerra... Yo no quiero pensar eso, aunque no lo descarto y voy a bregar con eso hasta las últimas consecuencias. Tengo un pueblo que está molesto y quiere un representante que vaya a trabajar’’, dijo Robledo, quien fue la persona que presentó querellas en la Cámara de Representantes y en el PNP contra Rivera Guerra.

Robledo acudió con una querella en diciembre pasado ante la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes por los líos de Rivera Guerra con las autoridades de Acueductos y Alcantarillados, Energía Eléctrica y el CRIM.

“Me tomó por sorpresa. Yo creía que iban a ser más enérgicos en las decisiones y yo entiendo que quien ha tomado acción ha sido el Gobernador, que pidió la intervención del Departamento de Justicia y del Directorio del Partido Nuevo Progresista’’, dijo Robledo a Primera Hora.

Para el ex presidente de la Legislatura Municipal de Aguadilla, quien fue legislador municipal por 12 años, a Rivera Guerra “se le tiró la toalla y hubo dos varas para medir su caso, porque la información que se tiene es una y la toma de decisiones fue otra’’.

“Actualmente, el pueblo está bien molesto con una decisión como ésa, y cuando yo fui a la Cámara con una querella y al partido, yo esperaba que se tomara una acción más fuerte y que se le informara al pueblo’’, recalcó tras insistir en que no quiere creer que ésa sea la razón para que no se le haya certificado como candidato a representante por el mismo escaño que ocupa Rivera Guerra.

Para él, es tan inconcebible que detengan sus aspiraciones por la querella que sometió contra Rivera Guerra que si fuera ésa la razón, dijo, “ tendrían que tomar represalias contra el Gobernador, que... ahora mismo, pidió la intervención de Justicia en el caso de Rivera Guerra’’.

Éste aseguró que le ha hecho varias llamadas al comisionado electoral del PNP, Iván Cabán, y lo que le dice es que le devuelve la misma. Todavía está esperando que lo haga.

Admitió que el entonces subsecretario del PNP, Alan McAbee, lo presionó para que no radicara la querella contra Rivera Guerra y le dijo que dejara que fuera un miembro del Partido Popular quien llevara ese proceso.

“Me tuvo como media hora en la oficina y me dijo que eso lo tenía que radicar un popular, y yo le dije que eso no era así, que no tenía que esconderme, que si había algo que estaba malo había que señalarlo, y por eso duermo tranquilo’’, aseguró.

Lamentó que Rivera Guerra tuviera tantos años para legalizar sus problemas con el CRIM, el agua y la luz y no lo hizo. Ahora, recalcó, tiene a todo un pueblo indignado y enfrenta una pesquisa en el Departamento de Justicia y un proceso ante el Directorio del PNP.

“Yo entiendo que eso estaba planchado en la Cámara, pero vamos a ver qué pasa ahora con el referido del Gobernador a Justicia’’, insistió.

La única explicación que en el PNP le han dado es que existen algunas diferencias en la forma y manera en que algunas de las personas que lo han endosado firman.

“Hubo un problema de un muerto, como le salieron a otros un montón y prestaron declaraciones juradas y los certificaron’’, añadió, al destacar que le rechazaron 41 papeletas de endoso de personas que, incluso, estudiaron con él desde grados primarios porque la firma no era la misma.

Robledo tenía que completar 1,116 endosos que ya llevó.