Buscan fortalecer la Ley 54 de Violencia Doméstica

Por Rebecca Banuchi 02/12/2014 |03:35 p.m.
La senadora Mari Tere González, presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, estuvo presenta durante la vista. (jose.rodriguez1@gfrmedia.com)  
Una medida evaluada este miércoles por la Comisión senatorial de Asuntos de la Mujer reforzaría ese programa busca reforzar el servicio Saver.

El Senado busca reforzar la Ley para la Prevención e Intervención contra la Violencia Doméstica para obligar al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) a notificar a todas las víctimas de estos actos sobre la inminente excarcelación del convicto agresor.

Aunque ya el DCR cuenta con el Servicio de Aviso a Víctimas sobre el Estatus de Reclusos (Saver), que incluye la notificación a las víctimas de actos de violencia de género, una medida que fue evaluada este miércoles por la Comisión senatorial de Asuntos de la Mujer reforzaría ese programa y le daría permanencia, pues actualmente existe por asignaciones del gobierno federal.

"No hay una obligación de tener el programa, es producto de una propuesta federal, cuyos fondos se tenían que utilizar para un programa como ése. Si mañana desaparecieran los fondos, nosotros no tenemos una obligación de tener ese programa trabajando", explicó a este medio el secretario del DCR, José Negrón Fernández, quien en la vista estuvo representado por la asesora legal, Melba Cruz, y más tarde acudió al Capitolio para el homenaje a la actriz Rita Moreno.

"Ahora esto se convierte en un deber ministerial del Departamento, por lo tanto, aunque en un futuro perdamos los fondos federales, tenemos que continuar con ese proyecto", dijo el funcionario, quien favoreció la pieza legislativa.

Negrón Fernández afirmó que, mediante el programa Saver, se envían notificaciones automáticas a todas las víctimas de violencia doméstica, entre otros delitos, con motivo de la excarcelación del confinado, de su traslado a otra institución, su integración a un programa de desvío, muerte o fuga, pero la senadora Mari Tere González, autora del proyecto que enmendaría la Ley 54, argumentó que no hay certeza de que se cumpla con el aviso.

"El programa Saver funciona, un tanto, con ese vacío de la discreción, que si se notifica o no, no tenemos la constancia de que se cumplió con eso", dijo González, también presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, al concluir la audiencia pública.

 "No podemos reconocer que hay una prueba fehaciente de que se hace (la notificación) de forma contundente con todas las víctimas, asegurándose de conseguirlas, no importa qué, y que la víctima es consciente y que es notificada, y que el estado ha resguardado su responsabilidad", aseveró.

A tráves de Saver, las instituciones correccionales refieren al personal que trabaja en ese proyecto una comunicación ocho meses antes de que el ofensor cumpla con el mínimo de su sentencia, pues entonces sería candidato a participar de un programa de desvío o ser referido a la Junta de Libertad Bajo Palabra.

 Los empleados del servicio de aviso posteriormente buscan los datos de las víctimas y los testigos relacionados con el caso del reo, y comienzan a enviar las notificaciones, que pueden ser escritas o por teléfono.

Actualmente, Saver opera con siete oficiales de notificación, además de personal administrativo. De igual forma, tienen una base de datos con 25,382 informaciones de víctimas y 13,981 de ofensores.

El proyecto de ley que considera el Senado utilizaría la estructura de Saver para canalizar los avisos obligatorios, y las víctimas tendrían que ser notificadas, al menos, 120 días antes de que se extinga la condena de cárcel del agresor.

"El Departamento de Corrección y Rehabilitación tendrá la responsabilidad de aprobar la reglamentación correspondiente, o atemperar la normativa vigente, para garantizar que exista un procedimiento administrativo uniforme que cumpla con las salvaguardas dispuestas en este inciso", dispone la pieza legislativa.

La medida también fue avalada durante la vista por la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, el Departamento de la Familia y la Junta de Libertad Bajo Palabra.