De pie, Omar Marrero, director de la Autoridad de los Puertos; Manuel Laboy, secretario de Desarrollo Económico y el vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, acompañaron al gobernador Ricardo Rosselló durante el anuncio del evento para inversionistas. ([email protected])  
Entre tanto, el tirijala por la reducción de jornada laboral sigue subiendo de tono.

En medio del enfrentamiento in crescendo entre el gobernador y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) por la reducción en la jornada laboral, Ricardo Rosselló anunció ayer varias iniciativas de desarrollo económico que incluyen un “frente unido por Puerto Rico” en Washington que también abordará la salud y la reforma contributiva federal.

Invitará a sectores profesionales, sin fines de lucro y políticos a ir a Washington para “luchar” por conseguir recursos en salud e igualdad de estos; provocar acción sobre las recomendaciones del task force de desarrollo económico y otras iniciativas, como la contratación de empresas boricuas a nivel federal; e insertarse en la discusión de la reforma contributiva federal. 

También anunció para septiembre el 1st Invest Puerto Rico Forum para inversionistas y emprendedores interesados. Allí se lanzará el mapa de activos. 

Según el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy, el plan económico apunta a varias iniciativas: manufactura avanzada, como la biotecnología; el área aeroespacial; industrias emergentes, como el cannabis medicinal; tecnología; la economía del visitante; agricultura, infraestructura, alianzas público privadas e incluso “levantar” Roosevelt Roads. Las nuevas leyes sobre el tema económico son los Proyectos del Senado 403, 497, 29, 31, 60 y 138 y proyectos de Cámara 1092 y 1096. 

Y la jornada...

Mientras, Rosselló dijo que si la disputa por la reducción de la jornada llega al tribunal, posibilidad que ha adelantado el presidente de la JSF, José Carrión, mantendrá su resistencia, aunque ello incluya la cárcel. Indicó que están en la disposición de luchar para que sea el gobierno electo, el ente que implementa la política pública, “y que las consecuencias que ello lleve, las consecuencias que sean, pues se van a asumir, sean las que sean. Así que ante la pregunta directa de que si eso incluía ir a la cárcel, pues sí lo incluye”.

Agregó que “esto no es una reacción emocional, es puramente racional”. También dijo que las partes siguen colaborando en otras áreas no controversiales. En una carta al gobernador, Carrión dijo que la reducción “se puede modificar, pero no derogar”. 

Sobre un síndico para Hacienda, la JSF aun no toma una decisión sobre su creación, pero el gobernador anticipó que no estaría de acuerdo, pues “no hace sentido”. 

Regresa a la portada