Cámara de Representantes aprueba presupuesto de $9,770 millones

Por Antonio R. Gómez , Por Michelle Estrada Torres / michelle.estrada@primerahora.com 06/22/2013 | 07:14 a.m.
Representa un alza de $688 millones sobre el presupuesto vigente, y una reducción de $65 millones del que propuso a la Legislatura el gobernador Alejandro García Padilla. (Para GFR Media / Alberto Bartolomei)  
Fue aprobado con el voto a favor del Partido Popular Democrático y el voto en contra del Partido Nuevo Progresista.

La Cámara de Representantes aprobó este sábado en la madrugada el presupuesto para el año fiscal 2013-2014, tras un debate de nueve horas que se caracterizó por las acusaciones partidistas sobre acciones de gobiernos pasados y en el que fue mínimo el análisis de la medida.

El paquete de medidas que componen el presupuesto fue aprobado con el voto a favor del Partido Popular Democrático y el voto en contra del Partido Nuevo Progresista.

Estas son las Resoluciones Conjuntas de la Cámara 227, 228, 229, 230, 231 y 232; los Proyectos de la Cámara 1064, 1065, 1066 y 1067; y el Sustitutivo al Proyecto de la Cámara 1073. Ahora pasarán ante la consideración del Senado.

De esta manera, se aprobó un presupuesto de gastos con cargo al Fondo General de $9,770 millones, que representa un alza de $688 millones sobre el vigente, y una reducción de $65 millones del que propuso a la Legislatura el gobernador Alejandro García Padilla.

Dicha reducción, explicó el presidente de la comisión cameral de Hacienda, Rafael “Tatito” Hernández, es resultado de los cambios que se hicieron a la propuesta original del Ejecutivo, que contenía proyecciones de ingresos de $1,490 millones.

La nueva combinación de ingresos que acordaron el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa proyecta un recaudo de $1,380 millones, una reducción de $110 millones, que según Hernández se cubrirán “con una reducción en gastos y un aumento de $45 millones en financiamiento”.

Explicó el legislador que “los gastos se ajustaron por $65 millones, principalmente por la reducción en el Fondo General de asignaciones para proyectos de mejoras, compra de equipos y proyectos de tecnología”.

Los $1,380 millones que se estima producirán los nuevos impuestos negociados se recaudarán de las siguientes fuentes:

$100 millones de mecanismos de fiscalización

$237 millones del cobro del impuesto de ventas y uso en transacciones entre negocios

$334 millones en distintas medidas que fueron aprobadas por la Cámara en semanas pasadas y entre las que se incluye el alza en el arbitrio del cigarrillo y la retención que se hará a contratistas del gobierno

$270 millones de la restauración de la tasa de contribución sobre ingresos de las corporaciones al nivel que estaba antes de la reforma contributiva que aprobó la pasada administración

$439 millones de la contribución adicional sobre ventas brutas (la llamada patente nacional)

Según Hernández, los ingresos originales estimados para el Fondo General, sin la aprobación de las medidas adicionales de recaudo, totalizan $8,145 millones. Al agregarse los $1,380 millones, el estimado de ingresos alcanza los $9,525 millones.

La diferencia de $245 millones se cubrirá con nuevos financiamientos o préstamos, para lo cual se aprobaría también una medida que autorizaría ese financiamiento.

El presupuesto y las medidas que lo acompañan eran objeto de un extenso debate, en el que legisladores de los partidos Popular Democrático (PPD) y Nuevo Progresista (PNP) intercambiaron acusaciones por la difícil situación del país.

Distribución del dinero

La distribución de los $9,770 millones de este presupuesto, explicó el popular Hernández, incluye $1,425 millones, que representa el 14.52% del gasto, que son dispuestos por fórmula y que corresponden a la Universidad de Puerto Rico, la Rama Judicial y los municipios.

Otros $839 millones son para el pago de la deuda pública, $2,403 millones se destinan al sector de Educación, $810 millones para la Policía, y $326 millones para el Departamento de la Familia.

El costo de la tarjeta de Salud o el programa “Mi Salud”, tendrá el próximo año fiscal $894 millones, mientras que otros $283 millones se destinarán al Departamento de Salud.

Otros $2,790 millones los clasificó el presidente de la Comisión de Hacienda en el renglón de “otros”.

Hernández y Perelló anunciaron un proceso que iniciará la Cámara de Representantes para fiscalizar la utilización de los fondos públicos incluidos en este presupuesto, que incluirá el seguimiento a fondos, obras y programas, el monitoreo de gastos y la presentación de informes y evaluación de métricas.

Según Perelló, los presidentes de las distintas comisiones camerales serán responsables de la fiscalización del gasto en las agencias que están bajo su área de responsabilidad y trabajarán en coordinación con la Comisión de Hacienda y el representante Hernández.

Repasan el pasado

El debate de la medida empezó a las 4:43 p.m. del viernes y culminó a la 1:43 a.m. del sábado. A base de las reglas establecidas, la delegación del PPD tuvo cinco horas y el PNP cuatro para expresarse. Ahí no se c3uenta el tiempo que usó “Tatito” Hernández para presentar el proyecto.

El presidente cameral Perelló defendió el presupuesto y afirmó que es “no solamente balanceado, sino que es un presupuesto que empieza a pagar las deudas públicas, que no se han estado pagando; que nos libera de una degradación a chatarra y un presupuesto que nos da la oportunidad de organizar las finanzas del gobierno para realmente tener capacidad de poder hacer obra pública en los próximos años”.

La portavoz de la minoría PNP, Jenniffer González, rechazó el presupuesto recomendado por el PPD y reiteró su reclamo de que el gobierno recorte sus gastos.

“No han hecho la matemática de lo que vive la gente en este país. La mitad de nuestro país hace malabares mes a mes para pagar sus obligaciones”, dijo González.

“Aquí el gobierno quiere gastar como si hubiera fondos para gastar lo que está gastando. Cero controles, cero austeridad. Si la gente en la calle se tiene que fastidiar ahorrando peso a peso…¿por qué el gobierno no puede cortar los gastos en áreas donde no son necesarias?”, cuestionó la dirigente penepé.

González censuró, además, al igual que lo hizo el resto de la delegación cameral del PNP, la aprobación de nuevos impuestos e insistió en que el efecto de los mismos lo sentirán todos los puertorriqueños.

Los legisladores novoprogresistas señalaron que los populares están legislando “en la oscuridad de la noche”, repudiaron que se propongan tomar préstamos, dijeron que le metieron “la mano en el bolsillo” a la gente y cuestionaron por qué no recortaron gastos de publicidad. La delegación del PPD les contestó que todo eso ya lo ha hecho antes el PNP estando en mayoría en pasados cuatrienios.

Y el “debate” se tornó en burlas, relajo, chistes y ataques. Las menciones sobre gestiones de los exgobernadores Rafael Hernández Colón, Carlos Romero Barceló, Pedro Rosselló, Sila Calderón, Aníbal Acevedo Vilá y Luis Fortuño fueron más abundantes que la evaluación propia del presupuesto.

Anticipando su envío al Senado, el popular Luis Vega Ramos expresó: “Tengo la fe fundada que la parte inicial de este acuerdo presupuestario sea honrada en el Senado. Todo esto depende de que nuestros compañeros honren la legislación que ya sometimos, la de los arbitrios al cigarrillo, la de las máquinas de los videojuegos, el impuesto a las megacadenas que sugerimos y el mecanismo para evitar la evasión del impuesto de uso moviendo gran parte del mismo en los puertos”.

Los trabajos camerales recesaron hasta el lunes entrante, a las 11:00 a.m.