Carmen Yulín se prepara para la decisión del pueblo junto con su familia

11/06/2012 |06:28 p.m.
Carmen Yulín (al centro), comparte con su madre del mismo nombre y su padre Pedro. (wandaliz.vega@gfrmedia.com)  
Horas antes de conocer los resultados de las elecciones, la candidata a la alcaldía de San Juan por el PPD prefirió estar con las personas más allegadas.

Antes de conocer la decisión final del pueblo, la candidata a la alcaldía de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, reservó gran parte de la tarde para reconectarse con sus familiares.

Para ella, ese momento era indispensable para pensar, reflexionar y, sobre todo, pasar unos instantes divertidos con sus padres, Carmen Irene Soto y Pedro Cruz Vega, su hija Marina Paul, su hermano Pedro José Cruz y su sobrina María Cruz, entre otros familiares. La reunión fue en la casa de sus padres.

Cruz Soto comió su plato favorito: arroz con salchichas y amarillos. Pero, además, recordó anécdotas con sus familiares en los que dejaba establecido su liderazgo. Su madre rememoró cuando la aspirante a la alcaldía de la ciudad capital fue reina de belleza y batutera. Enumeró también las veces en que se destacó en el deporte.

“Este momento es bien personal y de reflexión. Siempre que es el día de las elecciones pasamos unas horas en familia. Es el momento de reconectarme, de evitar el ruido externo. Es el momento de acordarme de quién soy y mantener los pies en la tierra. En la política es fácil que la gente te adule y te haga pensar que eres diferente, cuando eres igual a los demás”, dijo la legisladora mientras le echaba un ojo a su teléfono cada vez que escuchaba un ladrido, el ringtone que escogió tras recibir una mordida de un perro hace unas semanas.


La contrincante del alcalde penepé Jorge Santini dijo que para evitar que la mareen con palabras bonitas, procura rodearse de gente que siempre le diga la verdad.

Su mamá Carmen Irene bromeó por no poder “moldear” a su hija. “Siempre fue líder y se salía con la suya. También tiene su carácter. No pudimos moldearla”, dijo entre risas la simpática mujer.

Carmen Irene confesó que visualiza a su hija como la tercera alcaldesa de la ciudad capital. Dijo que se la imaginó ayudando a los deambulantes y a la gente de extrema pobreza. “Le di gracias al Santísimo y le pedí eso. La vi preparando unos cuartitos para deambulantes y ayudando a la gente del Caño Martín Peña”, comentó emocionada la mujer, nacida en Lares.

Marina, hija de Cruz Soto, emplazó a su mamá para firmar un “acuerdo colaborativo”, pero no con alguna comunidad, sino con su familia por el poco tiempo que han compartido desde que inició la campaña política. “Ese acuerdo será para que no falte a los domingos familiares y a las fiestas”, comento Marina, quien describió a su progenitora como “eléctrica”.

Soto Cruz añadió que estos instantes son los que le dan fuerza para continuar su ruta política, además de los intercambios que tiene con la gente en la calle. “La vida que uno toca es la mejor sensación. Si me honran con ser alcaldesa, voy a trabajar todos los días”, expresó la representante.