Charbonier tilda de “hipocresía” la donación de dietas

02/11/2013 | 04:47 p.m.
Charbonier indicó que, luego de las deducciones, el legislador que menos cobra recibe $1,700 quincenales, lo que equivale a $3,400 mensuales. (vanessa.serra@gfrmedia.com)  
La representante sostuvo hoy que no sería justo quitarle a los legisladores que viven lejos del Capitolio las compensaciones que reciben adicionales a su sueldo.

La representante María Milagros Charbonier sostuvo hoy que no sería justo quitarle a los legisladores que viven lejos del Capitolio las compensaciones que reciben adicionales a su sueldo y catalogó como una "hipocresía" el anuncio de algunos de sus colegas que han dicho que donarán sus dietas a entidades benéficas.

Lo menos que cobra un legislador actualmente en la Cámara de Representantes es $73,000 anuales. Charbonier indicó que, luego de las deducciones, el legislador que menos cobra recibe $1,700 quincenales, lo que equivale a $3,400 mensuales.

"¿Quién puede cobrar $1,700 quincenales ($3,400 mensuales) y venir desde Cabo Rojo todos los días hasta el Capitolio?", dijo Charbonier durante una entrevista radial en la mañana (Radio Isla 1320) que desató un rosario de críticas y comentarios. "Al que tenga una vida normal, puede darle. Te estoy hablando de que si cobras $1,700 quincenales y le tienes que echar cuatro veces a la semana $70 y $80 de gasolina a un carro. Claro que no porque tú tienes que pagar una casa, agua, luz, teléfono".

Ante las críticas que recibió por estas expresiones, Charbonier llevó a cabo una conferencia de prensa al mediodía para enfatizar en que no había hablado de ella, sino de los que viven lejos del área metropolitana.

 "Quitar las dietas y los millajes y que vengan desde Cabo Rojo para acá todos los días, eso sí lo cuestioné", sostuvo Charbonier.


"Y cuestionaría también el trabajo político. Allá, en Mayagüez, hay gente (legisladores) que después de las 5:00 de la tarde es que van a visitar a sus constituyentes. Y con sus chavos es que hacen eso. Tú haces un trabajo en 40 horas, pero el que haces de 5:00 p.m. a 10:00 p.m. en la calle son otros 20 pesos", añadió. "Y es un trabajo que tiene que hacer el legislador, porque tienes que visitar tu distrito. Tienes que visitarlo, porque si no, no ganas. La gente dice: 'ese no vino por aquí en todo el cuatrienio'".

Señaló que si los votantes en los distritos "no te ven, entonces no estás haciendo nada. Nadie discute estos asuntos y a mí me da la gana de discutirlos. Y si me resta votos, pues que me reste".

Charbonier propuso que se elimine el estipendio de transporte y que las dietas se calculen a base de las millas que tienen que recorrer desde sus residencias en diferentes puntos de la Isla hasta el Capitolio.



En la actualidad, los legisladores en la Cámara que viven a menos de 31 millas del Capitolio reciben $150 mensuales en dietas, mientra que el cheque es de $162 para los que viven a mayor distancia. Mientras, el estipendio de transporte es $1,360 para quienes viven a menos de 31 millas del Capitolio y de $1,460 para los que viven a mayor distancia.

Por lo pronto, Charbonier puntualizó que no va a renunciar al pago de las dietas y catalogó como una "hipocresía" la donación que hicieron de sus cheques algunos legisladores en los pasados días.

"¿Tú crees que es justo que yo renuncie (a la dieta) y hay empleados públicos que la están cobrando, si yo soy empleada pública también?", declaró Charbonier a los periodistas en su oficina, antes de hacer referencia a las dietas donadas por colegas suyos.

"Eso es una hipocresía. Si yo se lo estoy donando a una entidad benéfica, pues bien. Pero, saben qué, ¿se lo van a donar todos los meses? ¿Se lo han preguntado?", cuestionó. "Se lo dieron esta semana… Busquen de aquí a seis meses y le hacen la pregunta. Por eso no me gusta ser hipócrita. No me gusta hacer esto ahora y mañana no lo voy a hacer, para salir de las críticas. Busquen a los que querían salir del bollete y, en seis meses, te aseguro que si dieron uno o dos (cheques de dietas) es mucho".

En cuanto a la reforma legislativa, volvió a advertir la posibilidad del conflicto de intereses en caso de que se apruebe la figura del legislador ciudadano o a tiempo parcial. También advirtió que sería necesaria una enmienda en la Constitución para que le permita a los empleados públicos a poder mantener sus trabajos para ser electos a la legislatura.

"Es bien fácil decir que quiero el legislador ciudadano, pero alguien se ha preguntado cuánto va a costar en términos de representatividad", afirmó Charbonier. "Estamos hablando que es posible que se llene de comerciantes nada más".