Congresista Luis Gutiérrez realizaría desobediencia civil en contra del gasoducto

05/01/2011 | 10:09 a.m.
En la foto, el congresista Luis Gutierrez en medio del discurso. (Primera Hora/Teresa Canino Rivera)  
El congresista participó de la marcha en contra del gasoducto en Adjuntas.

Miles de personas dijeron que no al Gasoducto del Norte en una asamblea multitudinaria que se celebró en Casa Pueblo en Adjuntas, convocada para hoy Día Internacional de los trabajadores.

Se esbozó una resolución en la que el pueblo ratificó "su repudio al embeleco del Tubo Verde, decretado en Adjuntas el 1 de mayo". 

El director de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo, Arturo Massol, consultó con los manifestantes si se aprobaba el proyecto y se escucharon rotundos no de la audiencia. 

El congresista Luis Gutiérrez dijo que volvería hacer desobediencia civil para que el gasoducto no se apruebe.

Luego de los discursos los participantes disfrutaron de un espectáculo musical.

Personalidades en la marcha

Watch live streaming video from primerahora at livestream.com

Varios alcaldes como el de Juana Diaz, Ramón Antonio Hernández Torres y el presidente de la Asociación de Alcaldes Josean Santiago, dijeron presente en la marcha.

“Estamos aquí consignando la posición de la Asociación en el sentido de que este proyecto como está concebido no puede ser. No decimos que no al gas natural, pero sí a este proyecto como se ha propuesto. Estoy en calidad personal como buen puertorriqueño que consiente de que este proyecto atenta contra la integridad territorial de nuestra Isla”, dijo Santiago.

El alcalde de Juana Díaz sostuvo que siempre se ha opuesto al gasoducto en el sur y más cuando están en peligro los terrenos agrícolas que tanta falta hacen para asegurar el futuro del país. También la representante por acumulación por el Partido Popular Democrático, Carmen Yulín subrayó que el “gasoducto de la muerte” es emblemático de cómo un Gobernador miente a su pueblo y se muestra falto de sensibilidad y palabra. “Pero aquí hay una nación que empeña su palabra para preservar a su país”, añadió Yulín.

primerahora on livestream.com. Broadcast Live Free

Junto a los manifestantes de edad avanzada se encontraba la Procuradora Rossana López quien dijo que ya solicitó al tribunal de Utuado y Ponce una orden de protección que defienda a las personas de edad avanzada en los pueblos de dichas jurisdicciones que han sido amenazadas u hostigadas para que abandonen sus hogares ya que la tubería de gas natural pudiera pasar por esos lugares.

La audiencia se mantiene  a la espera del congresista Luis Gutiérrez.

¿Qué es el proyecto Vía Verde?
El proyecto Vía Verde propone llevar gas natural desde la eco eléctrica a lo largo de una tubería hacia las plantas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en el norte, atravesando pueblos de la montaña entre los que se encuentran Peñuelas, Adjuntas, Utuado, y otros.

Oposición al proyecto
El proyecto enfrenta una fuerte oposición que se hará sentir hoy en Adjuntas dado que hay serias preocupaciones por la seguridad de los puertorriqueños, sobre los impactos al medioambiente y si en efecto ésta es la alternativa idónea para llevar a Puerto Rico a reducir las emisiones de la quema de combustibles fósiles.

Watch live streaming video from primerahora at livestream.com

Actualmente el proyecto Vía Verde no ha sido aprobado por el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos, la agencia primaria de autoridad en éste trámite. El Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, le ha exigido a la AEE más detalles sobre los impactos a los ecosistemas y especies en peligro de extinción. La Agencia Federal de Protección Ambiental aprobó condicionalmente el proyecto y el Cuerpo informó recientemete que fue una decisión muy prematura.

Otro de los asuntos preocupantes es el hostigamiento y amenazas que han sufrido ancianos que pudieran ser expropiados por el Gobierno, como denunció la procuradora de Personas de Edad Avanzada, Rossana López León.

A continuación, el discurso -en su totalidad- del  congresista Luis V. Gutiérrez
 
¡Qué bien se siente estar bajo el bello cielo borincano, entre estas montañas majestuosas, frente a este verdor impresionante!

Puerto Rico es bello.

Es bello por la generosidad con que Dios le ha bendecido al repartir los recursos naturales.

Pero, la belleza más grande que tiene Puerto Rico son ustedes, nuestra gente.

Por ahí, algunos políticos han dicho que yo no soy bienvenido en Puerto Rico ó en Adjuntas…

Honestamente, no sé a qué se refieren.

Porque hoy, aquí en adjuntas, me siento muy bienvenido, me siento como en mi casa.

Y, es que no soy como algunos, que no van a ningún sitio si no reciben una invitación oficial, en pergamino bordado en cuero, con letras de oro, estampada con la firma de un oficial con un  gran título…

Por lo contrario, yo me inspiro con las palabras de José Martí: “Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar” 

Por eso, cuando un hombre de la entereza, de la verticalidad y honestidad, con la credibilidad ante el pueblo ganada por toda una vida de lucha y de sacrificios por el bienestar de su patria, como Alexis Massol me invita a venir aquí con ustedes, hago lo que tenga que hacer para estar aquí junto a el, respaldándolo en su lucha. 

Cuando un Pedro Saadé, dedicado como esta a la defensa del ambiente en Puerto Rico me invita, tengo que decir presente.

Cuando los sindicatos de Puerto Rico me invitan, digo presente.

Porque, son ellos, son ustedes, quienes representan a Puerto Rico.

Parafraseando a Don Pedro Albizu Campos: "A los pueblos los representan quienes los afirman, no quienes los niegan".  Y son ustedes todos, quienes toman de un domingo para subir hasta Adjuntas a defender a Puerto Rico, son ustedes quienes afirman y representan todo lo mejor de Puerto Rico.

Por eso, deseo comenzar dándole las gracias al pueblo de Puerto Rico.

Porque siempre he creído que los héroes surgen en tiempos de retos, en tiempos de crisis.

Los héroes, los que se ponen de pie y dan el paso al frente.

Los que enfrentan a los ricos y a los bien conectados.  Se les enfrentan a aquellos que piensan que,  por que tienen poder, pueden hacer lo que les dé  la gana.

Y hoy, Puerto Rico se enfrenta a ese reto.

Ya sea silenciar a los estudiantes ó intentar eliminar al Colegio de Abogados, ya sea despedir a miles de empleados públicos ó cerrar le legislatura a la entrada del público.   O, ya sea construir un tubo gigantesco a través de nuestros ríos y montañas y bosques, este partido dominante -- este régimen -- piensa que puede hacer lo que le dala gana.

Lo que sea.

Pero,  este régimen olvida la determinación, la perseverancia y la valentía del pueblo de Puerto Rico.

El partido dominante debería estar aprendiendo acerca de las acciones heroicas del pueblo de Puerto Rico:

Cuando ustedes -partido dominante- nos mandan a sentarnos, nosotros, el pueblo, nos ponemos de pie.

Cuando ustedes nos dicen que no podemos marchar, nos desbordamos de nuestros hogares hacia las calles, y hasta subimos la jalda hasta Adjuntas.

Cuando nos dicen "confíen en nosotros" les respondemos: pruébenlo.

Les decimos: No, nosotros tenemos plena confianza en la comisión técnica y científica que organizó Casa Pueblo, una organización con mucha experiencia ambiental, habiendo manejado por años dos bosques en el área de Adjuntas.

Confiamos en ellos por su trabajo, con su propia escuela comunitaria, con sus trabajadores voluntarios, por su radio comunitaria, por su apoyo a la agricultura, por mostrar la viabilidad de fuentes de energía renovable que permiten a la Casa Pueblo y sus proyectos operar rompiendo la dependencia en el  petróleo, carbón y gas natural, y por servirle al país en la protección de los recursos naturales que nos dan vida.

Confiamos en las clínicas de derecho ambiental de dos universidades de Puerto Rico y de la Universidad de Vermont.  Confiamos en los geólogos y los ingenieros, y los sismólogos y otros científicos puertorriqueños que han levantado su voz de alerta sobre este proyecto.

Pero sobre todo, confiamos en la gente común y corriente de nuestros campos y nuestros pueblos y nuestras comunidades que conocen y aman su tierra y dicen “no, no y no, a mi esto del gasoducto me huele mal”.

Por eso, cuando el régimen nos manda a callar…- créanme…gritamos con más fuerza.

Me siento muy honrado, porque este régimen se tomó la molestia de aprobar una resolución diciéndome que me callara.

Vengo ante ustedes hoy como una persona oficialmente censurada por el partido dominante.

Pero estoy aquí, con todos ustedes. Y mi micrófono esta encendido, mi voz es fuerte, y me anima la certeza de que no me podrán callar y no los podrán callar a ustedes.

Porque en este tiempo extraordinario, los héroes son el pueblo.

Y hoy, nos reunimos, marchamos y alzamos nuestras voces para decirle al gobierno lo siguiente:

Cuando ustedes, los del régimen amenazan nuestros bosques y nuestro mar, cuando regalan contratos de millones a sus amigos con los que van a esquiar, cuando se niegan a hacer vistas públicas y a recibir las opiniones del público, cuando cambian de opinión y ahora apoyan algo a lo que se opusieron antes, cuando ignoran a los geólogos que están preocupados por la seguridad de la isla y despilfarran el dinero del pueblo en algo que no hace falta, nos pondremos de pie y nos haremos escuchar.

Y, estoy aquí con ustedes porque pienso que debemos ponernos de pie y hacernos escuchar y estoy convencido que debemos detener este gasoducto. No se trata del uso del gas natural…Que no traten de desviar el cuestionamiento del pueblo, de lo que se  trata es de detener lo que, a todas luces parece ser un “megatumbe”, el “chavos-ducto”, el tubo que lleva directamente los billetes del tesoro del pueblo de Puerto Rico a los bolsillos de los amigos del régimen.

Y gracias a ustedes, el pueblo de Puerto Rico, este monstruo será detenido.

Leí con mucho interés la encuesta de El Nuevo Día del 27 de marzo, hace más de un mes, cuando todavía el país no fijaba su atención, como lo hace ahora sobre el gasoducto. 

Decía que por un margen de casi 2 a 1 en todo el País (56% a 27%), los participantes de la encuesta no estaban convencidos de que el gasoducto logre el objetivo principal de reducir los costos de la electricidad.

Y más importante,  un amplio margen de 61% a 19%, los participantes de la encuesta estaba más preocupados que confiados por la seguridad del gasoducto. 

Estoy convencido que hoy los números lucen mucho, mucho peores para el gasoducto.

Y pregunto: ¿Qué clase de gobierno empuja hacia adelante un proyecto peligroso, no necesario y que es opuesto por la mayoría de la gente a la que se supone que le sirva?

Les voy a decir qué clase de gobierno. 

Un gobierno que ha dejado de escuchar. Y un gobierno que valora su propio poder por encima del futuro de su gente. Eso se llama un régimen.

Veamos a lo que hasta donde ha estado dispuesto este régimen a llegar en su empeño por imponer el gasoducto:

Los estudios de viabilidad y los estudios de impacto ambiental han sido evitados, circunvalados.

Se han olvidado de los procedimientos de permisos y licencias.

Y, ¿han sido invitados a foros comunitarios o audiencias públicas, verdaderamente abiertas al público? ¿Ha auspiciado un conversatorio en la Internet o en Facebook? ¿Han venido expertos a su hogar a preguntarles su opinión?

Claro que no. Se rehúsan a escuchar.

Y ¿cómo piensa el régimen que se puede salir con la suya?

Bueno,  si eres el gobierno de Puerto Rico y quieres construir un gasoducto de 92 millas sobre las montañas, a través de bosques, lagos y ríos y de críticos sistemas acuíferos subterráneos en Puerto Rico, Si quieres darles contratos a tus amigos y evitar el debate público sobre ellos, si no quieres lidiar con héroes como nuestros buenos amigos de Casa Pueblo, enmiendas una ley diseñada para enfrentar desastres naturales para poder evadir los procesos normales públicos y de permisos.

Lo que el régimen hace es declarar una “emergencia energética.” Eso se llama “pasar el rolo”.  Y como saben los trabajadores, las comunidades, los estudiantes y los abogados, y hoy por hoy, todo el pueblo, este régimen tiene un doctorado en pasar el rolo.

Pero,  esto es con lo que el régimen no estaba contando:

No estaban contando con nuestro partido…

¿Nuestro partido?  ¿Cuál partido?

Sí,  porque ahora me acusan de, dizque, "meterme en la política local".

Y,  es cierto que ustedes y yo, por supuesto,  pertenecemos a un partido…

Sí,  es cierto que pertenecemos al partido de los que dicen la verdad, de frente, ante la luz.

Somos del partido que se opone a regalarles contratos millonarios a los amiguitos de esquiar de los gobernantes.

Somos del partido que defiende a este pueblo, a esta patria, a sus cielos y sus mares y sus recursos naturales, para el disfrute de nuestros hijos y de generaciones futuras.

Somos el partido de la gente, con el pueblo que está aquí hoy,  marchando.

Porque el pueblo de Puerto Rico sabe reconocer una "emergencia" verdadera cuando la vemos.

Y sí, es cierto que vemos una emergencia.  La vemos clarita. Y esa emergencia es el gasoducto.

El Gasoducto,  al que llaman "Vía Verde".

Yo lo llamo "La Vía Equivocada" que debe cancelarse de una vez y por todas.  

Y aquí hay otro detalle que el régimen no consideró: que no los dejaríamos continuar con sus planes de proceder bajo la sombra de la obscuridad, y  moverse sigilosamente en la obscuridad de la noche, amenazando nuestro medio ambiente, como un pillo enmascarado.

Como hemos visto con frecuencia, ya sea en la legislatura ó contratando a compañías de seguridad para intimidar a los estudiantes, ó cuando reparten contratos para construir gasoductos ó toman decisiones sin reuniones abiertas al público, el régimen se cree que puede obrar en la obscuridad y sin rendirle cuentas al público.

Este gobierno tiene todo el derecho de argumentar su  caso y explicarle al público su política pública.  Presentar los hechos.  Proveer los argumentos.   Estudiar los datos. Escuchar al pueblo. 

Pero, el pueblo también tiene el derecho a lanzarse a la calle y legislar desde abajo, como están haciendo ustedes hoy, reunidos en asamblea pública.

Si, el régimen tiene el derecho de argumentar su caso, pero, no tiene el derecho de declarar una "emergencia" para evitar la ley.

Como dice un viejo refrán en Washington, refiriéndose a los poderosos: 

"Cuando no les puedes hacer ver la luz, hazles sentir el calor." 

Eso es, precisamente, lo que vamos a continuar haciendo.  Si, les vamos a hacer sentir la candela del pueblo. Y, les advierto que se va a poner más y más caliente hasta que no exista ni un sólo bosque, ni río ni montaña que esté en peligro. 

Hasta que no se despilfarre más el dinero del pueblo.  

Hasta que llegue el día que la gente buena, honesta y valiente de Puerto Rico deje de ser ignorada.

Y para que brille la luz, yo seguiré solicitando documentos y haciéndolos públicos.  Ya hemos recibido miles de páginas y como decimos en Chicago la noche de elecciones, "los resultados acaban de empezar a llegar." O como se dice aquí: "el juego no se acaba hasta el out 27".

Mientras más me censure el régimen, más me interesa saber lo que están escondiendo.  

Puede que el régimen haya pensado que podrían mantenernos en la obscuridad, pero el pueblo puertorriqueño está a punto de encender millones de velas. 

Y nuestras millones de llamas van a brillar sobre el agua clara, el aire fresco y un nuevo amanecer donde el pueblo decidirá, en plena luz del día, su futuro, el futuro de nuestra Isla, el futuro de nuestro Puerto Rico. 

Mis amigos nuevamente les doy las gracias.  Sigamos luchando unidos, que el futuro es nuestro.

Muchas gracias.