Cuestionan medida que exigiría evaluación física óptima a escolares

03/05/2013 |05:23 p.m.
La medida dispone que todo niño y adolescente se realice una evaluación y diagnóstico para ubicarlos adecuadamente dentro del sistema escolar al inicio de cada año escolar.

Legislación que haría requisito para ser admitido a una escuela presentar un “certificado de evaluación física”, tramitado anualmente mediante la evaluación de un pediatra, y que tendría como objetivo detectar patrones de maltrato físico y sexual, enfrentó hoy interrogantes de parte de los Departamentos de Salud y Educación, que cuestionaron la viabilidad real de tal propuesta.

El secretario de Educación designado, Rafael Román Meléndez, sostuvo en ponencia escrita presentada ante la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes que existe ya legislación que dispone que todo niño y adolescente se realice una evaluación y diagnóstico adecuado sobre las condiciones físicas y mentales para ubicarlos adecuadamente dentro del sistema escolar al inicio de cada año escolar.

Se refirió a la Ley 296 del 2000, y explicó que la “principal dificultad que enfrentó su aplicación fue la exclusión de la cubierta de salud del Gobierno del costo de completar el certificado de evaluación médica”.

Argumentó que el problema mayor no fue la evaluación médica, como tal, sino completar la certificación que no está cubierta por los planes médicos públicos y privados, refiriéndose a capacidades auditivas y visuales, entre otras.

 En términos similares, se expresó el secretario de Salud designado, Francisco M. Joglar, al señalar en la ponencia que se sometió a la comisión que “hay que analizar si todas las aseguradoras privadas o gubernamentales estarían cubriendo este servicio”. 

Advirtió que el Departamento de Salud no cuenta con servicios de pediatría que pudieran evaluar a los menores cuyos padres o encargados no pudieran costear los gastos que incurriría el Certificado de Evaluación Física Óptima.

“El Departamento de Salud recomienda que todo estudiante sea evaluado anualmente por su pediatra y que durante esas visitas se cumpla con lo establecido en las Guías de Cuidado Preventivo Pediátrico revisadas en el 2009 con el propósito primordial de identificar, diagnosticar y de tratar condiciones físicas y mentales que puedan afectar el aprovechamiento escolar y la salud de la población estudiantil en Puerto Rico”.

Sin embargo, sostuvo, “el Departamento de Salud no favorece que este requisito limite el acceso del estudiante a la educación a la que tiene derecho”.