DACO se opone a la Ley Limón

Por Frances Rosario / frances.rosario@gfrmedia.com 06/15/2013 | 11:28 a.m.
El secretario del DACO, Nery Adames Soto, durante su ponencia ante la Comisión de Asuntos del Consumidor y Prácticas Monopolísticas. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
Su principal oposición es porque elimina logros ya alcanzado por los consumidores boricuas a través de otras leyes y reglamentos.

El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery Adames Soto, se opuso ayer a que en el Isla se aprueba la propuesta de Ley Limón que considera la Cámara de Representantes para ofrecer garantías de vehículos de motor.

Su principal oposición es que el proyecto de la Cámara 408, titulada como la “Ley de cumplimiento de garantías de vehículo de motor”, es una copia de legislaciones vigentes en otros estados que elimina logros ya alcanzado por los consumidores boricuas a través de otras leyes y reglamentos. Así lo expresó el funcionario durante su ponencia ante la Comisión de Asuntos del Consumidor y Prácticas Monopolísticas, presidida por el representante Nelson Torres Yordán.

“De aprobarse según está redactado, no apoyamos su aprobación. Una vez más, se verían reducidos o eliminados varios de los derechos que los consumidores gozan actualmente”, sentenció Adames Soto.

A modo de ejemplo, el secretario del DACO informó que la propuesta legislación deja sin protección a los compradores de autos usados, pretende darle participación al manufacturero para que determine si el auto tiene un defecto, elimina la responsabilidad del distribuidor independiente en los casos que se registren, y se le impone al consumidor pagar una compensación razonable por uso del vehículo y depreciación del mismo cuando se logra que se sustituya la unidad, entre otras cosas.

“Si se vendió un auto limón, bajo el Reglamento (actual del DACO, número 7159, de Garantías de Vehículos de Motor), el vendedor, manufacturero, distribuidor, tiene que asumir las consecuencias completas de haber vendido un auto que no sirve para el propósito por el cual fue comprado”, destacó el funcionario en su ponencia.

Por tales razones, Adames Soto tronó contra la intención legislativa de aprobar una “Ley Limón” por el solo hecho de que otros estados la tienen. Dijo que si lo que pretenden es conceder más derechos, lo que tienen que hacer es enmendar la legislación actual.

“Con lo que estamos en franco desacuerdo es con la pretensión de traer un calco de una legislación de otra jurisdicción y se pretenda implantar en Puerto Rico por la risible razón o fundamento de que 'todos los estados han aprobado una'. Estos prejuicios son pocos rigurosos y ayudan mal. En cualquier caso, se debe contemplar la legislación de los estados, compararla rigurosamente con la de Puerto Rico, y de haber en éstos artículos que mejoren el estatus actual del consumidor puertorriqueño, entonces, incorporarla sin dejar afuera los derechos que ya poseen los consumidores puertorriqueños”, recomendó el secretario del DACO.