Dejan dietas, pero guisarán por el lado

02/20/2013 |
Anoche, la Cámara de Representantes discutía el proyecto de reforma legislativa. (david.villafane@gfrmedia.com)  
De un solo golpe La Cámara presentó ayer el proyecto de reforma legislativa y anoche lo aprobó con 26 votos.

Mismo salario, trabajo part-time y guiso por el lao... ¡Wepa!

Esa es, en síntesis, la figura del nuevo legislador ciudadano que aprobó anoche la Cámara de Representantes, versión que pasa ahora a manos del Senado para su consideración.

Con  26 votos a favor por parte de la mayoría popular y 23 en contra de los legisladores penepés, la Cámara dio paso a un legislador que ganará su salario intacto, que es de $73,775 anuales base, pero sin cobrar las jugosas dietas y el estipendio por vehículos de motor. Trabajará a tiempo parcial en la Asamblea Legislativa y, como pierde “beneficios” económicos, podrá guisar por el lado laborando en su profesión o cualquier oficio.

A los vicepresidentes y presidentes de cada cuerpo legislativo, que ganan un sueldo más gordito de $84,841 y $110,663, respectivamente, no se les permite tener un trabajito por el lado. 

Ahora, ninguno acumularía ni recibiría pago por vacaciones regulares o por enfermedad ni bono de Navidad. Tampoco cobrarían “pago global al finalizar sus funciones”. ¿Como una liquidación si  el pueblo no los valida el próximo cuatrienio? ¡Bueno, es que sería el colmo!

Sí se les permitiría acogerse al Sistema de Retiro de Empleados  del Gobierno central y recibir aportación para planes médicos como cualquier empleado de la Rama Legislativa.

La presentación de la medida estuvo a cargo del presidente de la Comisión de Gobierno, José “Conny” Varela, quien dijo que era un “día histórico” en el que “se terminan las dietas, se termina el legislador a tiempo completo y los que quieran –es opcional– pueden buscar un trabajo adicional, si es que lo necesitan”.


La oposición del PNP estuvo a cargo del ex presidente cameral José Aponte, quien afirmó que “esto no es un asunto del salario de los legisladores, es un asunto del balance constitucional”. 

Sostuvo que “en la manera en que se está legislando improvisadamente hoy (ayer), se está recargando el poder hacia un sector, hacia el Ejecutivo. Esto nos lleva hacia un poder imperial del gobernador. Tiene vestigios de mediados del siglo pasado, poco antes y poco después de la Constitución”.

El líder cameral, Jaime Perelló, bajó del estrado presidencial para consumir un turno en el debate desde el hemiciclo para señalar que esta reforma legislativa “es resultado de un pueblo puertorriqueño que por mucho tiempo ha estado pidiendo cambios”.

“Los legisladores deberán desempeñar sus funciones oficiales y representativas asistiendo a las sesiones y comisiones a las cuales pertenezcan”,  deja en blanco y negro la medida, que, de hecho, es para lo que fueron elegidos.

Es clara la pieza al decir que puedan ganar más chavos con sus profesiones, siempre que no conflijan con las sesiones y las reuniones de las comisiones a las que pertenecen. 

“Queda prohibida al legislador ciudadano toda actividad privada que sea incompatible con el ejercicio de sus funciones oficiales. A tales efectos, cada cuerpo legislativo aprobará un código de ética para regular las funciones del legislador”, reza el proyecto.

Al presentar el acuerdo del caucus para la radicación del proyecto, Perelló aseguró que no habrá sesiones de noche y que las comisiones se  reunirán durante horas del día. Sin embargo, esta medida fue discutida y votada... ¡de noche!

La limitación al pago de dietas excluye, por otra parte, a los miembros de la Asamblea Legislativa “que no reciban salario anual por estar acogidos a algún sistema de pensión”. 

Será diferente en el Senado

Por su parte, el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, favoreció la evaluación de la pieza en vistas públicas.

Según el líder senatorial, “todas las aportaciones, incluyendo la de hoy (ayer),  abonan a una discusión saludable sobre el tema y son parte del proceso serio y responsable”, pero se inclinó por la celebración de audiencias públicas para discutir la pieza, que, entre otras cosas, elimina la doble compensación, el estipendio para automóviles y define el concepto del “legislador ciudadano”.

“Habiendo dado este paso, es hora de que las organizaciones del pueblo se expresen dentro del proceso democrático y las vistas públicas”, subrayó Bhatia en declaraciones escritas.

“Tengo la esperanza que el resultado final será un legislador que, sin sacrificar el balance de poder que debe existir, verdaderamente represente a un pueblo que experimenta una profunda crisis económica, política y social que requiere la más alta autoridad moral para poder enfrentarla”, añadió.

El presidente del Senado no estuvo disponible para contestar preguntas adicionales sobre la medida presentada por Perelló y el resto de la delegación popular en la Cámara ni para reaccionar a la insistencia del líder cameral para considerar y aprobar la pieza de manera súbita, sin ningún tipo de discusión pública.

Durante la sesión del alto cuerpo, la senadora independentista, María de Lourdes Santiago, aprovechó su turno inicial para criticar enérgicamente el proceder de la mayoría parlamentaria en la Cámara. La legisladora calificó la radicación del proyecto de ley como “uno de los ejercicios legislativos más pobres” que ha presenciado, y un acto “escandaloso”.

“Esto es una burla por los cuatro costados. Tanto esperar para que la única propuesta de reforma legislativa sea que todo el mundo se sigue ganando lo que se está ganando, pero entonces cada cual monta su kiosco”, señaló Santiago ante el pleno senatorial.

Antonio R. Gómez y Rebecca Banuchi colaboraron en esta historia.