Desde enero se han incautado más de 800 celulares en las cárceles

Por Alex Figueroa Cancel 04/26/2013 | 11:26 a.m.
El secretario del DCR, José Negrón Fernández, ha continuado evaluaciones de tecnologías que le han presentado para interferir con las señales de las llamadas originadas desde las cárceles. (Archivo)  
Está por verse si el aumento en la ocupación de teléfonos se debe al incremento en los registros

Con un aumento en la incidencia de celulares ocupados en las cárceles, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) llevará a cabo una reunión con representantes de las compañías proveedoras de telefonía móvil como parte de sus esfuerzos para enfrentar el problema.

El secretario del DCR, José Negrón Fernández, habló sobre la reunión tras revelar que desde que asumió las riendas de la agencia en enero se han ocupado en las cárceles sobre 800 celulares.

"Tengo un problema grave de entrada de celulares a las instituciones. Eso lo he aceptado desde que asumí el puesto el 2 de enero", sostuvo Negrón Fernández

"Dividan 800 entre 100 días… Los estamos incautando tanto dentro de los penales, como a los visitantes", agregó. "Y son de todos los tamaños. Desde el Nokia viejito y chiquito, hasta los iPhones y las tabletas más avanzadas".

El propio funcionario admitió que está por verse si el aumento en la ocupación se debe al incremento en los registros o a que, sencillamente, la entrada de celulares a las cárceles es cada vez mayor.

Mientras intentan contener el tráfico, Negrón Fernández ha retomado las intenciones de aplicar tecnologías que puedan evitar que las llamadas salgan de las cárceles.

Las autoridades han atribuido el uso de los celulares por los confinados a llamadas de fraude y extorsión a ciudadanos. Oficiales también han indicado que es una forma de que los reos puedan continuar dirigiendo operaciones criminales desde las penitenciarías.

Una medida que se había aprobado en el pasado era la creación de un registro de los celulares prepagados, pero las compañías de telefonía móvil impugnaron la constitucionalidad de la ley en el tribunal federal y actualmente el caso está en el circuito de apelaciones de Boston.

Ante el panorama, Negrón Fernández ha continuado evaluaciones de tecnologías que le han presentado para interferir con las señales de las llamadas originadas desde las cárceles.

"Existe tecnología tanto para bloquear las señales, como 'jammers', y existen otras, como la que me pueden ayudar a identificar dónde específicamente en una institución se está usando un celular", señaló Negrón Fernández.

"Pero esa tecnología es muy costosa. En ese sentido, los representantes de las distintas compañías de celulares han accedido a una reunión la semana que viene", afirmó. "No solamente a invitarlos a ser parte de la solución, sino que a lo mejor ellos, como expertos en la industria, pudieran compartir otras alternativas para trabajar con el problema".