El Hospital Municipal de San Juan tiene que reabrir las salas o se atiene a multas

11/30/2012 |
Cruz muestra un reportaje periodístico en el que se denuncia la crítica situación del Hospital Municipal de San Juan. (wandaliz.vega@gfrmedia.com)  
Unos 150 empleados de la instalación, en su mayoría enfermeras, laboran por contrato.

El colapso de los servicios médicos en el Hospital Municipal de San Juan desembocó en la intervención del procurador de Salud, Carlos R. Mellado López, quien ayer emitió una orden en contra de la institución hospitalaria.

El procurador le ordenó al hospital reabrir las salas de Operaciones y de Urgencias en su totalidad y pagar a los suplidores para que estos continúen dando sus servicios en las instalaciones médicas.

Le ordenó también hacer todas las gestiones posibles para suplirse de los medicamentos y materiales necesarios para ofrecer los servicios, conforme a los estándares de cuidado y calidad.

El hospital tiene un término de 10 días para presentar evidencia ante la Oficina del Procurador de Salud (OPS) de que ha cumplido con la orden.

Mellado apercibió al hospital de que el incumplimiento de la orden le podría conllevar la imposición de una multa administrativa de hasta $5,000 por cada incumplimiento o violación a la Carta de Derechos y Responsabilidades del Paciente. Apercibió, también, a la dependencia médica de que la entrega de información falsa o insuficiente sería procesada conforme a derecho.

Además de tomar conocimiento de los reportajes periodísticos sobre la crítica situación del hospital, la OPS realizó su propia investigación.

“Se alega que aparentemente no hay jabón en las habitaciones para lavar las manos y así evitar la propagación de infecciones. En ocasiones, según alegan, se ven en la obligación de trabajar con medicamentos genéricos; si el paciente no tolera dicho medicamento genérico, no pueden ofrecerle otro”, dice la orden, firmada ayer por el doctor Mellado López y copia de la cual obtuvo Primera Hora.

Mientras tanto, el crítico estado del hospital sigue agravándose. La alcaldesa electa de la capital, Carmen Yulín Cruz, denunció ayer que la empresa SM Nursing Services les notificó a las enfermeras que laboran por contrato en el hospital y en los Centros de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) que a partir de hoy cesan en sus labores, aunque el contrato está vigente hasta el 31 de diciembre.

En el Hospital Municipal laboran unos 300 empleados de la salud, de los cuales 150 trabajan por contrato con SM Nursing Services.

“Eso va a tirar en un espiral de caos adicional a los CDT que se van a ver forzados a funcionar con una o dos enfermeras”, indicó Cruz. “No hay razón que no sea el crear el caos y el desasosiego para terminar ese contrato a menos que no sepan que ya no hay dinero para pagarles”, sostuvo.

Cruz estimó la deuda del Municipio con los suplidores en unos $150 millones. Para “salvar” al Hospital Municipal, anunció que un grupo de trabajo, encabezado por los doctores Ibrahim Pérez y Lidi López, trabaja en un plan de acción para aumentar los ingresos y el flujo de pacientes.

Hoy en la tarde, la alcaldesa electa se reúne con el secretario de Salud, Lorenzo González, para buscar soluciones a la crisis del hospital. Dijo que se propone discutir con González medidas para obligar a SM Nursing a cumplir con el contrato hasta el 31 de diciembre. Una opción podría ser acudir a los tribunales, aunque reconoció que ella no tiene legitimación activa.

“El sistema de salud no se va a privatizar, lo vamos a salvar”, dijo la alcaldesa electa, quien además se reuniría con los empleados del hospital en el local de la Unión General de Trabajadores (UGT) en Río Piedras.