Emplazan al Gobernador para que realice referéndum sobre la marihuana

Por Gerardo Cordero / gerardo.cordero@gfrmedia.com 09/20/2013 | 01:34 p.m.
Rafael Bernabe y Manuel Rodríguez Banchs lamentaron señalamientos de García Padilla en contra del Proyecto del Senado 571.
Bernabe aclaró que una sola legislación no resuelve el problema de criminalidad que pretende atajar el citado proyecto y destacó que para avanzar en la lucha contra el narcotráfico y problemas relacionados urge la adopción de políticas combinadas adecuadas, contrarias a las vigentes hace décadas. (Archivo)  

Portavoces del Partido del Pueblo Trabajador (PPT) recomendaron este viernes al gobernador Alejandro García Padilla que convoque a un referéndum para consultar al pueblo sobre la propuesta despenalización de la marihuana.

Rafael Bernabe, presidente del PPT, así como el licenciado Manuel Rodríguez Banchs, asesor legal de esa colectividad política, lamentaron señalamientos de García Padilla en contra del Proyecto del Senado 571, cuya aprobación apoyaron al testificar en vista pública de la Comision de lo Jurídico de ese cuerpo legislativo.

Al culminar su participación en la audiencia, Rodríguez Banchs dijo a este medio que "si García Padilla cree en la democracia y está en su cargo por la voluntad de la gente, no debe imponer su criterio personal y debe consultar a la gente en un referéndum".

"Estoy convencido de que una mayoría de la población va a apoyar este proyecto", opinó Rodríguez Bachs, quien en la vista presidida por el autor de la medida, Miguel Pereira, también consignó la propuesta de consultar al pueblo sobre esa propuesta, cuya única recomendación es no aplicar penalidades por "la posesión de hasta una onza de marihuana por una persona mayor de 21 años".

Bernabe, por su parte, en improvisada conferencia de prensa, recordó que en Washington y Colorado se llevaron a cabo consultas, en ese caso, en torno a la legalización de la marihuana. En esos estados esa iniciativa, "no es el criterio necesariamente de los gobernadores de esos estados, pero fue el criterio de la mayoría de los votantes", puntualizó el líder del PPT.

"Nos parece que en Puerto Rico deberíamos, si vamos a tomar una decisión como esta, también consultar al pueblo en cuanto a esta medida", agregó Bernabe, quien dijo a los legisladores que el Proyecto del Senado 571 para despenalizar la posesión de una onza o menos de marihuana es un primer paso en la dirección de descartar políticas punitivas contraproducentes.

Sin embargo, Bernabe aclaró que una sola legislación no resuelve el problema de criminalidad que pretende atajar el citado proyecto y destacó que para avanzar en la lucha contra el narcotráfico y problemas relacionados urge la adopción de políticas combinadas adecuadas, contrarias a las vigentes hace décadas.

En cuanto al propuesto referéndum, Rodríguez Banchs dijo ante periodistas que "todos estamos de acuerdo en que hay un problema serio en Puerto Rico de violencia y criminalidad por eso es importante que le consulte al pueblo y que el gobernador no imponga su criterio personal".

"Si él está en desacuerdo con la despenalización de la marihuana, no hay problema, esa es su posición personal, pero que consulte al pueblo, vamos a hacer el referéndum", insistió enérgico, al lanzar el reto al primer ejecutivo y lamentar que con sus declaraciones desaliente la discusión seria del Proyecto 571

Bernabe, por su parte, recalcó que en Puerto Rico "la (política) que no se debe seguir es la de coger al usuario (de sustancias controladas) y meterlo preso... Eso no arregla nada, pero hay que ver qué política usar para liberarlo de su adicción".

Bernabe, sin embargo, censuró que a pocos días de la discusión del tema en el Senado pretendan "cortarle la cabeza al debate", en lugar de atender de forma ponderada un asunto crucial para la sociedad.

De acuerdo con Bernabe, la marihuana "debemos legalizarla y reglamentar su consumo y comercio" como ocurrió con la nicotina y el alcohol. En tal sentido, abundó que "se debe legalizar y reglamentar su contenido, los lugares donde puede consumirse y venderse, la edad a partir de la cual se puede consumir y cualquier otra reglamentación que se considere pertinente".

Antes de la presentación de Bernabe, en la vista pública declaró el licenciado Julio Fontanet, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, quien también apoyó el Proyecto 571 y sugirió seguir los modelos de Oregón y Washington para adaptarlos al país.

"No se requiere mucha imaginación para reconocer que seguir aumentando las penas, seguir invirtiendo más dinero y metiendo más gente a la cárcel en nada atenderá el problema del uso y el abuso de sustancias controladas. La política prohibicionista ha sido un rotundo fracaso", sentenció Fontanet.

El profesor universitario, por otro lado, mencionó a periodistas que en las jurisdicciones donde se ha despenalizado o legalizado la marihuana, las estadísticas demuestran que el consumo baja o se mantiene, mientras se ha reducido la criminalidad.

En la vista a la que solo asistieron hasta el mediodía los senadores populares Pereira, Gilberto Rodríguez, José Nadal Power y el novoprogresista Larry Seilhamer, testificó también a favor del Proyecto 571 el licenciado Josué González, portavoz de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

González dijo que el proyecto "promueve y adelanta una discusión honesta y abierta dirigida a remediar el desastroso legado de la llamada guerra contra las drogas". El abogado recalcó que la medida es un paso para combatir "la epidemia de arrestos" contraproducente de adictos y que además representa gastos onerosos para el gobierno.

El licenciado González se centró en exponer el fracaso de las políticas punitivas y los efectos de la criminalización de la marihuana. En tal sentido, aludió al impacto negativo de la detención de adictos y más allá de lo propuesto en el Proyecto 571, destacó que la ACLU favorece la legalización.

"La ACLU entiende que mediante un sistema de arbitrios, impuestos, licencia y regulaciones, se resolvería la epidemia de arrestos e intervenciones ilegales por la Policía", dijo. Ese cambio en la política, ahorraría millones de dólares al gobierno en operativos policiacos, trámites judiciales y otras iniciativas que "podrían ser reinvertidos en programas de salud públicas o dirigidos a la educación o prevención", subrayó.

No obstante, recalcó que lo propuesto en el Proyecto 571 representa "un paso significativo para reducir las consecuencias nefastas que producen los arrestos discriminatorios por posesión de marihuana".