Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En la mirilla Correción por los grilletes

Por Osman Pérez Méndez / [email protected] 06/13/2018 |11:45 p.m.
A base de los datos que tiene Ríos, el contrato de manejo de grilletes electrónicos es por $1.2 millones al año, a razón de $9.48 diarios por grillete. (Archivo)  
Senado investigará denuncia de reos sobre maltrato y a la empresa que da vigilancia.

El Senado le tiene el ojo puesto al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) por varias polémicas entre las que están el reciente otorgamiento de un contrato para manejar los grilletes electrónicos a una compañía que en el pasado ha tenido problemas con su desempeño, así como denuncias de confinados por alegadas violaciones a sus derechos. 

Según Carmelo Ríos, portavoz de la mayoría senatorial, que controla el Partido Nuevo Progresista (PNP), los legisladores están preocupados por el contrato de los grilletes electrónicos a Track Group y consideran que “no fue una buena decisión del Departamento de Corrección y Rehabilitación”.

“Esta compañía estaba a cargo de los grilletes. Son los mismos ahora, pero con otro nombre. Cuando comenzaron para el 2011, propusieron estas tecnologías que, supuestamente, eran muy buenas y no tendrían interrupciones en el servicio. Pero ocurrieron decenas de incidentes que el sistema no funcionó como se suponía”, planteó Ríos. 

Agregó que , “según la investigación de la procuradora de la Mujer, que entonces era Wanda Vázquez, quien ahora es la secretaria de Justicia, aquello (el trabajo de la compañía) era un caos”.

Ríos recordó que “el caso más crítico fue el una mujer que fue asesinada de 25 puñaladas por un hombre que tenía un grillete”, que no se activó.

“Ese caso desató una investigación del Departamento de Justicia, y salió a la luz que la compañía tenía fallas. Los propios empleados de la compañía lo reconocieron. Además, la compañía había sido multada en otros estados (EE.UU.) por sus deficiencias”, denunció Ríos, quien añadió que “muchas de las cosas que habían prometido no estaban en vigor”. 

Comentó que contra la empresa “hubo tantos señalamientos en el 2016, que empezó a decir que iba a hacer ajustes” para corregir las fallas. 

Cuando venció el contrato de la compañía para la administración de los grilletes, el Gobierno abrió a subasta el contrato, “y aparecieron cuatro compañías, pero le vuelven a dar el contrato a la misma compañía” afirmó el senador.

“El secretario (del DCR, Erik Rolón) dijo que era la compañía con los mejores equipos y tecnología. Pero ahora mismo esa adjudicación está impugnada en los tribunales”, indicó el legislador, quien reiteró que no cree que fuera una buena decisión y “si es cuestión de ahorrar chavos, pues entonces hay que preguntarse qué precio le ponemos a una vida”. 

Además, explicó que recibieron el primer informe parcial de la pesquisa que ordenaron sobre la empresa “y estamos convencidos que la contratación de Track Group no es la mejor decisión, puede ser que en la presentación tengan el mejor equipo, pero en su historial de desempeño, son malos”.

A base de los datos que tiene Ríos, el contrato de manejo de grilletes electrónicos es por $1.2 millones al año, a razón de $9.48 diarios por grillete. 

Opinó que si bien hay algunos reos que pueden pagar por el grillete, muchos otros no tienen el dinero para hacerlo.

Los datos que suministró Ríos también señalan que en la Isla hay en promedio unas 400 a 500 personas con grillete electrónico en un día cualquiera, lo que supone “la misma cantidad de posibles delitos contra testigos o víctimas de violencia doméstica”.

En cuanto a las denuncias de alegadas violaciones de derechos a confinados, el Senado aprobó la Resolución 720 para investigar las ejecutorias de funcionarios del DCR. 

El Senado también investigará las condiciones en las que viven los reclusos, la efectividad de los programas de rehabilitación y el traslado de confinados a otras jurisdicciones en los Estados Unidos. 

Regresa a la portada