Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Entre gritos y reclamos Cámara aprueba reforma educativa

Por Nydia Bauzá / [email protected] 03/13/2018 |11:45 p.m.
La tensión escaló en el Capitolio cuando la maestra Anés Cedeño reclamó que ganaba $800 mensuales, que los legisladores estaban “sordos y ciegos” y que no querían escuchar al pueblo. ([email protected])  
Con la oposición de maestros y minorías independentista y popular, además de un reperpero entre Charbonier y Natal

En medio de expresiones de desaprobación de un puñado de maestros que logró acceder a las gradas, la Cámara de Representantes aprobó ayer con enmiendas el proyecto del Ejecutivo que propone reformar el sistema de educación pública con el modelo de las llamadas escuelas privatizadas (chárter) y el sistema de vales educativos.

La medida recibió 31 votos a favor de la mayoría novoprogresista y 16 en contra de las minorías popular e independentista. El representante penepé Néstor Alonso votó en contra porque dijo que la medida elimina el cargo de secretario auxiliar de Educación Especial.

“Yo vengo de allí, sé lo que es no tener los materiales y esperar años por tener un equipo asistido. Este proyecto complicaría aun más la situación de los niños de educación especial”, expresó Alonso, quien es no vidente.

El debate de más de cuatro horas estuvo matizado por los reclamos desde las gradas de los educadores que criticaban a gritos los argumentos de los legisladores novoprogresistas en defensa del proyecto.

Pero no solo hubo tensión en las gradas, en el hemiciclo los ánimos se caldearon con un encontronazo que protagonizaron los representantes Manuel Natal Alvelo y María Milagros Charbonier, lo que detuvo brevemente los trabajos.

“A mí las uniones no me pagan la campaña”, soltó Charbonier al comenzar su turno. Natal, a su vez, quien había debatido primero, dijo que a maestros y estudiantes no les permitieron presenciar el debate porque “a las 11:00 a.m. las gradas estaban ocupadas por empleados de confianza del PNP”.

Charbonier defendió a la secretaria de Educación, Julia Keleher y arremetió contra Natal al indicar que era “una gran hipocresía haber estudiado en el Colegio Espíritu Santo (donde estudió el legislador), tener acceso a la mejor educación” y oponerse al proyecto de ley. El representante popular se paró de su silla y señalándola con el dedo la acusaba de “irrespetuosa”. Mientras caminaba hacia la banca de la legisladora le decía: “cruzaste una línea que no se debe cruzar en ningún momento” y enseguida el representante Jesús Santa intervino para calmarlo. 

 
Trifulca con gritos en el hemiciclo del Capitolio

Varios maestros que se oponen a la reforma educativa vociferaron sus reclamos durante una sesión de la Cámara de Representantes.


Charbonier, en tanto, ripostó que en su turno ella decía lo que quería y le tiró varios besos con la mano al representante soberanista.

Poco después, el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, advirtió a los maestros que vociferaban en las gradas que serían desalojados, y la tensión escaló cuando la maestra de Caguas, Anés Cedeño, reclamó a gritos que ganaba $800 mensuales, que los legisladores estaban “sordos y ciegos” y que no querían escuchar al pueblo.

“¡Arréstenme! ¿Qué más voy a perder, si me lo han quitado todo?”, dijo con voz quebrada Cedeño. Cuando policías se acercaron para sacarla, la portavoz del grupo magisterial Educamos, Eva Ayala, les dijo: “no la toquen, si la tocan los maestros aquí seremos un escudo humano”. Además de Ayala, entre los maestros estaban los también líderes magisteriales, Mercedes Martínez, presidenta de la Federación de Maestros; y Emilio Nieves, de la Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación.

De pie, los educadores coreaban a gritos “no nos pararán”, mientras más policías llegaron a las gradas y efectivos de la Fuerza de Choque fueron movilizados hasta el tercer piso del Capitolio, pero no intervinieron con los manifestantes.

En el exterior del Capitolio, decenas de maestros y empleados que dan mantenimiento a las escuelas, afiliados a la Unión de Empleados de Edificios Públicos, no pudieron entrar al Capitolio, mientras muchos asientos de las gradas estaban vacíos. Solo una tercera parte de las butacas para el público fueron ocupadas, en contraste con el mensaje que ofreció la semana pasada el gobernador Ricardo Rosselló, cuando fueron llenadas a capacidad. 

Antes del mediodía, los ujieres y empleados de seguridad que custodian el punto de cotejo en el tercer piso del Capitolio indicaron que no había espacio para nadie más.

En ese momento, Jinnette Morales Díaz, madre de un niño de educación especial, estaba en la fila para entrar y clamó para que la dejaran pasar a las gradas. 

Tras el huracán María, Morales Díaz hizo una huelga de hambre para que reabriera la escuela donde estudia su hija.

En tanto, el proyecto de 176 páginas establece que los vales educativos estarán accesibles al 3% de los estudiantes a partir de 2019 y al 5% de los alumnos al año siguiente.

En torno a las escuelas chárter, dispone que un 10% de las escuelas públicas podrían convertirse en planteles privatizados que operan con contratos.

El portavoz de la minoría popular, Rafael “Tatito” Hernández, no prosperó con una enmienda para limitar al 10% el número de estudiantes que ingresarían a las llamadas chárter y para establecer que la matrícula no exceda los 250 alumnos. Según el legislador popular, el sistema chárter le costaría unos $390 millones al Departamento de Educación.


No prevaleció tampoco el representante independentista, Denis Márquez Lebrón, quien sugirió prohibir que las chárters cobren la matrícula y otros gastos.

Márquez Lebrón argumentó en el debate que el proyecto no ofrece “ninguna garantía” sobre la permanencia de empleo de los educadores y llamó empresaria a Keleher, mientras los maestros de las gradas gritaban “corrupta”.

“Será una escuela gratuita y libre de discrimen”, expresó el representante novoprogresista Guillermo Miranda, cuya Comisión de Educación evaluó la medida en vistas públicas.

La medida ahora pasa a la consideración del Senado.

Miranda, quien abrió el debate, dijo que “ningún maestro va a perder su permanencia” sobre todo los de difícil reclutamiento.

La representante popular Brenda López de Arrarás, quien también es integrante de la Comisión de Educación, argumentó, por su parte, que los proyectos de reforma no se pueden evaluar a la ligera.

“El proyecto es vago en cuanto a los límites presupuestarios y el reglamento para las escuelas chárter. Lo que sí es claro es que: ‘maestro que te fuiste a las chárter, pierdes tus derechos y tu empleo’, y los padres no van a poder seleccionar la escuela donde sus hijos van a estudiar”, sostuvo la legisladora.

“Siempre voy a ser una defensora de la escuela pública y este proyecto no es el mejor camino, es la destrucción de un sistema, que a pesar de sus deficiencias ha demostrado que es capaz”, añadió López.

Regresa a la portada