Estudiantes presentan estrategias para eliminar la cuota en la UPR

01/10/2013 | 07:58 a.m.
Daniel Quiñones indicó que se debe cumplir con la palabra empeñada y eliminar la cuota de la UPR. (Archivo)  
Su misión principal es que se eliminen o enmienden varias leyes para otorgar mayor autonomía a la universidad, según indicaron en un comunicado de prensa.

El Consejo General de Estudiantes del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) comenzó el cabildeo para se den cambios en la Junta de Síndicos y se elimine la cuota de $800 de estabilización fiscal.

Su misión principal es que se eliminen o enmienden varias leyes para otorgar mayor autonomía a la universidad, según indicaron en un comunicado de prensa.

“Durante esta semana comenzamos oficialmente el cabildeo con diversos legisladores y miembros del Ejecutivo para la presentación de tres proyectos de ley que persiguen, entre otras cosas, devolver a la Universidad de Puerto Rico los fondos dejados de recibir por concepto de la Ley 7 de 2009 y, a su vez, que se desarrollen cambios en la Junta de Síndicos para que la comunidad universitaria esté más representada en la estructura de gobernanza de mayor jerarquía dentro del ordenamiento legal de la UPR”, señaló Álvaro L. Moreno Ávila, presidente del Consejo.

La primera de las medidas que buscan que sea aprobada tiene que ver con enmendar a la Ley 7 de 2009 para restituirle al presupuesto de la universidad el 9.6% de todos los fondos especiales creados ese estatuto.

 “El efecto de la Ley 7 en la Universidad de Puerto Rico fue de una disminución de más de $180 millones en el presupuesto universitario y si se va a tener a la institución universitaria como centro del desarrollo económico del país, hay que asignarle los fondos que le corresponden y acabar con las medidas represivas impuestas por el pasado gobierno” indicó el vicepresidente del Consejo, Christian Arvelo Forteza.

Por su parte, el representante estudiantil ante la Junta Universitaria, Aníbal Y. López Correa, indicó que otro de los proyectos de ley persigue eliminar los cuatro síndicos añadidos en el 2010 y quienes son nombrados por el gobernador. Buscan sustituirlos por miembros de la comunidad universitaria.

 Este aumento de los cuatro síndicos en el 2010 surgió de un proyecto radicado por el senador Roberto Arango.

 “Hablar de autonomía universitaria cuando la absoluta mayoría de los miembros de la Junta de Síndicos son nombrados por el gobernador es un acto irreal y cínico, dado a que evidentemente el poder de la comunidad universitaria es inexistente y, salvo el acceso a los documentos que se discuten en los cuerpos de gobernanza, la figura de los síndicos de la comunidad universitaria es decorativa”, indicó el universitario.

Por último, los universitarios también buscan que se elimine la ley que instauró el voto electrónico en los Senados Académicos, los Consejos de Estudiantes y las Asambleas de Estudiantes.

 “Definitivamente no se puede hablar de autonomía universitaria cuando la Asamblea Legislativa está inmiscuyéndose en asuntos, tales como la forma en que se desarrollan las votaciones en los cuerpos universitarios. Eso le corresponde a cada uno de los cuerpos definirlo en sus reglamentos internos y no a agentes externos de la UPR”, afirmó Ángel L. Rosado Rivera, representante estudiantil ante la Junta Administrativa del recinto de Río Piedras.

Estas propuestas surgen de una petición que hicieran recientemente ocho de los 11 Senados Académicos del sistema de la Universidad de Puerto Rico. Estos fueron los de los recintos de Río Piedras, Mayagüez, Ciencias Médicas, Arecibo, Bayamón, Carolina, Cayey y Ponce.

 “El interés inicial de que se produzcan cambios en la Junta de Síndicos surge de la comunidad universitaria ya que entendemos que la estructura existente no responde a los intereses del país y de los propios universitarios”, señaló, por su parte, Christopher Torres Lugo, la única representación estudiantil con que cuentan los estudiantes de los 11 recintos ante la Junta de Síndicos de la UPR.

 Los universitarios urgieron en aprobar esta medida, para así convertir la UPR en una más accesible.