“Nos vamos a mantener firmes aquí porque el Capitolio es nuestro. Queremos entrar”, gritaban enardecidos algunos de los manifestantes mientras el Frente negociaba la entrada las gradas. ([email protected])  
La tensión desencadenó encontronazos en los que los agentes rociaron con gas pimienta y empujaron con sus rotenes a los manifestantes.

El reclamo de que la deuda pública sea auditada y el cierre del Capitolio ayer al público, enfrentó a ciudadanos, estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y a la Policía en una intensa y caldeada jornada que se extendió por varias horas.

La tensión, que se prolongó desde el mediodía hasta el atardecer, desencadenó encontronazos en los que policías rociaron con gas pimienta y empujaron con sus rotenes a los manifestantes, algunos de los cuales les lanzaban botellas de agua  y otros objetos a los oficiales.

Varios estudiantes y profesores de la UPR resultaron afectados por los gases, así como policías que fueron alcanzados por los objetos que lanzaban los manifestantes. 

 
Lanzan pintura y gas pimienta en protesta frente al Capitolio

Reclamaban que se les diera acceso a las gradas de la Cámara, donde se discutía el proyecto que elimina la Comisión de Auditora del Crédito de Puerto Rico.


La protesta en la escalinata norte del Capitolio fue iniciada temprano en la mañana por miembros del Frente Ciudadano por la Auditoría de la Deuda, que negociaron por horas sin éxito para que se les diera acceso a las gradas de la Cámara, donde más tarde se aprobaría el Proyecto 428 del Senado, que elimina la Comisión Auditora Integral del Crédito Público.

“Nos vamos a mantener firmes aquí porque el Capitolio es nuestro. Queremos entrar”, gritaban enardecidos algunos de los manifestantes mientras el Frente negociaba la entrada las gradas. 

Uno de los momentos de mayor tensión de suscitó cuando miembros de las Fuerza de Choque, con su equipo antimotines, salió de pronto del interior de la Casa de las Leyes y se desplegó en fila en las puertas de entrada.

Entonces, miembros del Frente se encadenaron a poca distancia de ellos, mientras  otros agentes de  la Unidad Motorizada de San Juan dispersaban con gas pimienta a los manifestantes, en su mayoría estudiantes de la UPR.

Poco después, la Fuerza de Choque fue retirada al interior del Capitolio y minutos más tarde el Monitor Federal para la Reforma de la policía, Arnaldo Claudio, se presentó al área de la escaramuza. 

“No puedo hacer declaraciones, pero hablamos con los comandantes y con las personas encargadas”, dijo Claudio a su salida del lugar.

Desde un micrófono uno de los manifestantes recordó la demanda de violación de derechos civiles que culminó con la Reforma de la Policía tras incidentes ocurridos en el Capitolio durante la huelga de la UPR realizada en el año 2010.

 
Le impiden acceso a la Comisión de Auditoria al Capitolio

Censuran decisión de impedirles el paso y de que se esté legislando para impedir que el pueblo conozca cuánto de la deuda de $70,000 millones es real o en qué parte de esas emisiones se cometió delito. ([email protected])


Se informó que un profesor de Estudios Generales y otro de Humanidades fueron afectados por el gas pimienta, así como varios estudiantes.

“Yo estaba en la tercera valla y me lo tiraron en los ojos. Vi el chorro completo en mi cara. No podía abrir los ojos”, narró la estudiante Ileana Ayala Fontánez, de la UPR de Humacao.

Domingo Dávila, uno de los manifestantes, relató que ayudó a tres alumnos.

“Vi a uno de los policías echando el gas y creo que hasta los mismos policías que estaban con él se afectaron”, sostuvo.

Entretanto, la Policía informó que 21 agentes y un fotoperiodista resultaron heridos.

“Cabe señalar que en el lugar se ocupó gas pimienta, pedazos de palos, rocas, así como otros objetos que fueron lanzados en contra de los agentes”, dijo la Policía en declaraciones escritas. 

Indicó también que ninguno de los agentes  portaba armas largas, esto en reacción a una foto captada en el interior del Capitolio de una mujer, con uniforme de seguridad, portando un rifle.

Regresa a la portada