García Padilla inicia toma de posesión con misa en Santurce

01/01/2013 | 06:51 p.m.
La próxima primera familia del país tomó parte activa en la misa. (carlos.giusti@gfrmedia.com)  
El arzobispo de San Juan exhortó a los funcionarios electos a tomar determinaciones distintas a las de sus antecesores.

El arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, exhortó a los funcionarios electos que a partir del miércoles asumirán las riendas del gobierno a tomar determinaciones distintas a las de sus antecesores, no por la novedad misma, sino para que contribuyan a sacar del hoyo en que está sumida la sociedad puertorriqueña.

A un día de tomar posesión como el décimo gobernador electo por los puertorriqueños, el sacerdote instó a Alejandro García Padilla a servir con honestidad, respeto, ética y sentido de inclusión.

 González Nieves extendió su consejo a los integrantes del gabinete, a los legisladores (as), a los alcaldes y alcaldesas, y al comisionado residente de Puerto Rico en Washington D.C., Pedro Pierluisi. Para todos pidió oración.

Sus palabras se dieron durante la misa organizada por el gobernador electo y su familia, que tuvo lugar este martes por la tarde en la iglesia Santa Teresita en Santurce, San Juan.

Al templo asistieron funcionarios electos, invitados especiales y público general, quienes ocuparon hasta los pasillos al quedarse cortos los bancos de madera.

“Lo nuevo, para ser verdaderamente nuevo, se tiene que distinguir de lo anterior, de lo que lo precede, tiene que ser algo distinto. Lo verdaderamente nuevo de cada gobierno no deben ser únicamente las personas que ejercen el poder... sino que lo novedoso también han de ser sus respuestas a los problemas más apremiantes y lo médotos para implantar sus propuestas”, planteó González Nieves en su homilía.

El arzobispo repasó la pobreza, la criminalidad, el desempleo, las dificultades económicas, la corrupción, la deserción escolar y la crisis espiritual que aquejan nuestra sociedad. Y luego resaltó que, no obstante, son más los puertorriqueños y las puertorriqueñas que hacen el bien, que aman a sus hijos, que se educan y que producen.

“En Puerto Rico no está todo perdido, no hay razón para perder la fe. Es sobre este Puerto Rico humano, solidario, honesto, religioso y cristiano, que se debe comenzar el proyecto del Puerto Rico que queremos todos y todas”, opinó González Nieves.

El cura entrelazó sus opiniones con citas del mensaje del papa Benedicto XVI con motivo de la Jornada Mundial de la Paz. Para trabajar por la paz, dijo, hay que procurar el bienestar, el progreso y desarrollo del pueblo.


“Puerto Rico nunca debe lavarse las manos ante las necesidades sociales de sus habitantes. El Estado tiene una función social que si la pierde, pierde su rumbo y sentido”, señaló.

González Nieves manifestó que “la separación de iglesia y Estado no implica la separación del Estado y Dios”, por lo que recomendó a García Padilla a hacer de la oración una manera de buscar entendimiento durante su mandato.

La próxima primera familia del país tomó parte activa en la misa, pues la esposa de García Padilla, Wilma Pastrana, tuvo a su cargo la primera lectura del evangelio y él la segunda. Al terminar la misa, el matrimonio y sus tres hijos presentaron una ofrenda floral ante la imagen de la Virgen de la Providencia, patrona de Puerto Rico.

 "Bienaventurados los que trabajan por la paz. Pues seamos bienventurados y trabajemos por la paz de nuestro país”, pronunció García Padilla.

El obispo Felipe Lozada, de la Iglesia Luterana; el pastor Esteban González, de la Iglesia Discípulos de Cristo; el reverendo Heriberto Martínez, de la Sociedad Bíblica; la reverenda Eunices Santana, de la Coalición Ecuménica; y el reverendo Eduardo Rivera, de la Iglesia Ecuménica Unida, participaron de la misa.

Después, el gobernador electo y el designado secretario de Estado, David Bernier, intercambiaron palabras con González Nieves y los integrantes de la Coalición Ecuménica de Puerto Rico. Acto seguido, entonaron el himno nacional La Borinqueña en honor a la patria y se comprometieron a trabajar por la paz. Finalmente, echaron dos palomas a volar, mientras el Coro Centenario de Mayagüez entonaba la canción Tu pueblo es mi pueblo.

Entre los presentes estuvieron los hermanos del gobernador electo, el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla y el expresidente de la Universidad de Puerto Rico, Antonio García Padilla; el presidente entrante del Senado, Eduardo Bhatia; y el presidente entrante de la Cámara, Jaime Perelló. También acudieron el representante Luis Vega Ramos; los senadores José Luis Dalmau y Antonio Fas Alzamora; el senador electo Ramón Luis Nieves; el juez presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton; el exgobernador Rafael Hernández Colón, el expresidente del Senado Miguel Hernández Agosto, el exalcalde de San Juan Héctor Luis Acevedo, y el designado secretario del Trabajo, Vance Thomas, entre otros.