Gestionan rápida entrega de materiales a Hospital Municipal de San Juan

01/31/2013 | 09:57 p.m.
Está a punto de quedarse, otra vez, sin materiales esenciales para la prestación de servicios.

El Hospital Municipal de San Juan está a punto de quedarse, otra vez, sin materiales esenciales para la prestación de servicios, confirmó este jueves la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto.

“Hoy me escribieron que en el Hospital Municipal solamente quedan dos días de guantes”, verbalizó la Alcaldesa cuando participaba en el foro Perspectivas Económicas del 2013, organizado por la Asociación de Industriales de Puerto Rico.

En un aparte con este medio al finalizar la actividad, Cruz Soto dijo que, además de guantes, hacen falta de forma inmediata algunos reactivos para los laboratorios, aunque otros artículos podrían terminarse tan pronto como la semana entrante.

“Deben tener suficientes materiales hasta lunes o martes, pero tenemos que provocar que mañana (viernes) haya una entrega de materiales o el lunes, para poder seguir supliendo (dando el servicio)”, señaló la funcionaria electa por el Partido Popular Democrático.

El Hospital continuó operando en enero, en parte, gracias a una aportación de $200,000 hecha por el Departamento de Salud estatal.

La directora del Departamento de Salud de San Juan, doctora Marina Román Eyxarch, ha estado elaborando el plan de reorganización del sistema de salud municipal, el cual debe entrar en vigor a principios de febrero.

De hecho, este viernes el equipo financiero del municipio se reunirá para adoptar determinaciones sobre el particular.

Cruz Soto recordó que algunos suplidores dejaron de darle servicio al municipio por falta de pago, por lo que su nueva administración tiene la encomienda de hacer los planes de pagos correspondientes y renegociar los contratos.

“Nuestra prioridad es darle al Hospital Municipal, a todos los CDT y a la Clínica Las Antillas los materiales necesarios para que funcionen y nos permita añadir flujo de pacientes”, indicó la Alcaldesa.

Desde agosto pasado, han sido constantes las denuncias sobre falta de materiales y medicamentos, tardanzas en los pagos a los empleados y condiciones inadecuadas tanto para los trabajadores como para los pacientes, aunque el problema se arrastra desde mucho antes.