Gobierno no espera problemas con federales por licencias de conducir para indocumentados

02/22/2013 |09:03 a.m.
Las autoridades federales en Puerto Rico no han emitido comentarios sobre la iniciativa.

El Gobierno de Puerto Rico no espera problemas con las autoridades federales por la implantación de una licencia de conducir para inmigrantes indocumentados en la Isla.

El secretario del Departamento de Estado, David Bernier, dijo que la orden del gobernador Alejandro García Padilla para otorgar las licencias ahora pasará a contemplar los planteamientos de todos los sectores relacionados con la medida.

Aunque las autoridades federales en Puerto Rico no han emitido comentarios sobre la iniciativa, en otros estados de Estados Unidos se ha levantado el debate de los usos que se le podrían dar a dicho documento.

"Ya otras jurisdicciones (de Estados Unidos) han tomado medidas similares, así que por ese lado no esperamos problemas", sostuvo Bernier.

"En la implantación, todo el mundo va a tener la oportunidad de hacer sus planteamientos", agregó el funcionario, en referencia a expresiones a favor y en contra. "Se van a atender esos asuntos específicos, para asegurar que la implantación sea adecuada. Vamos a mirar ejemplos en las jurisdicciones de Estados Unidos", añadió.

Illinois fue el estado más reciente de los cuatro estados en aprobar que se otorguen licencias de conducir a inmigrantes indocumentados, después de que el gobernador Pat Quinn convirtiera la medida en ley el pasado 27 de enero.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes en Illinois consideran que la medida ayudará a que las calles sean más seguras, pues se provee para que los inmigrantes puedan tomar clases y adiestramiento. También señalan estimados de $64 millones en daños reclamados cada año por accidentes que involucran a inmigrantes indocumentados, lo que ha aumentado las primas de los seguros. Ahora esperan la situación mejore debido a que esos conductores podrán obtener seguros.

Ante las preocupaciones de fraude que han surgido en los estados de Nuevo México, Washington y Utah, el gobierno de Illinois confía que cuentan con la tecnología necesaria para evitarlo.

Una investigación de The Associated Press (AP) halló un esquema de fraude en Nuevo México para obtener la licencia. Encontró, por ejemplo, que 48 individuos nacidos fuera de Estados Unidos habían usado la dirección de un establecimiento comercial en Albuquerque para llenar los documentos de residencia.

Según AP, Utah emite un permiso de conducir y en Illinois es una licencia con colores diferentes. Ninguno de los dos sirve como documento de identificación.

En cambio, la de Utah se distingue por incluir el requisito de huellas dactilares, lo que usan las autoridades para identificar si una persona es buscada en otra jurisdicción por haber cometido algún delito.

Mientras, ya varios otros estados evalúan diversas medidas similares después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentara el Dream Act, una orden para que no sean deportadas las personas que llegaron al país antes de que cumplieran 16 años de edad.

En el caso de Carolina del Norte, medios de comunicación han reseñado las quejas por el diseño que pretenden utilizar.

En contraste con la licencia regular, el permiso especial no solo es vertical y rosa (en vez de azul), sino que además lleva en letras mayúsculas: "No estatus legal", mientras que por atrás aclara "presencia legal", lo que ha provocado preocupaciones por el hostigamiento al que pudieran ser sometidos.