Hacienda niega que los cheques de reintegro estén rebotando

Por Frances Rosario / frances.rosario@gfrmedia.com 06/18/2013 |10:56 a.m.
La secretaria de Hacienda, Melba Acosta, aceptó esta mañana a la emisora Radio Isla que confrontan problemas de flujo de dinero en la caja para emitir los cheques de reintegro. (Archivo)  
La aclaración la hizo a raíz de unas declaraciones que emitió en la mañana del martes el representante del Partido Nuevo Progresista, Antonio “Toñito” Silva.

El Banco Gubernamental de Fomento (BGF) aclaró este martes, que algunos de los cheques de reintegro emitidos por el Departamento de Hacienda han sido devueltos, presuntamente porque pudieron haber sido falsificados, su fecha de vigencia caducó o se emitió una suspensión de pago sobre el mismo debido a alguna reclamación por parte del contribuyente.

De esta forma, el BGF, rechazó que los cheques hayan sido devueltos por insuficiencia de fondos, como alegó esta mañana el representante del Partido Nuevo Progresista, Antonio “Toñito” Silva.

Silva señaló que los bancos no estaban cambiando los cheques de Hacienda y se les pedía a los contribuyentes que los depositaran para procesarlos cuando estuvieran los fondos disponibles.

En un comunicado de prensa, el BGF explicó que las reglas de la banca comercial establecen que cualquier cliente que vaya a cambiar un cheque que no sea de su banco pasa por un proceso de intercambio, y el banco tiene que analizar si puede honrar el cheque o no, como parte de sus controles internos. Para que el cheque se procese y pueda confirmarse si el dinero está disponible en la cuenta bancaria del cliente, hay un tiempo de espera de 48 horas. Ese proceso, añade la agencia, aplica a todos los cheques y ocurre en todos los bancos.

“Lo que indica el representante Antonio ‘Toñito’ Silva es por ende incorrecto”, destaca la comunicación.

Más temprano, la secretaria auxiliar del Tesoro, Ana García, también negó las imputaciones hechas por Silva.

“Cuando escuché la noticia, lo primero que hice fue que hablé al BGF, y me confirmaron que no han rechazado ningún cheque por falta de fondos ni de reintegro ni de nómina ni de nada. No es cierto que se hayan rechazado cheques por falta de fondos”, sentenció la funcionaria en entrevista con este diario.

“Quiero dejar bien claro y estoy segura de eso, de que no, ningún cheque del Gobierno de Puerto Rico, del Departamento de Hacienda ha sido rechazado por el BGF por falta de fondos”, reiteró.

García, sin embargo, dijo que el Gobierno no puede responder por los requerimientos que le pongan las instituciones bancarias privadas a sus clientes para cambiarles los cheques emitidos por Hacienda.

“Los procedimientos de los bancos son estándar. Los cheques de cualquier otro banco, no te lo cambian de inmediato. Eso es proceso estándar de la banca, que la banca tiene que aclarar. Nosotros resolvemos con el balance de la cuenta y en ningún momento se ha rechazado ningún cheque por falta de fondos”, precisó.

La funcionaria dijo que también revisó con el BGF sobre la posibilidad de que se estuviesen detectando cheques fraudulentos de reintegros. No obstante, comentó que estos casos aún no se han registrado.

Asimismo, la secretaria auxiliar del Tesoro informó que hasta la fecha se han emitido $205 millones en reintegros.

Problemas con el flujo en caja

Por otro lado, la secretaria de Hacienda, Melba Acosta, aceptó esta mañana a la emisora Radio Isla que confrontan problemas de flujo de dinero en la caja para emitir los cheques de reintegro. Sin embargo, no se le preguntó sobre la alegación de que los cheques confrontan problemas para ser cambiados.

Cuando se le preguntó si el dinero disponible no permite pagar de golpe el dinero de los reintegros, Acosta detalló que: “Exacto. El cash disponible permite pagar los reintegros o se están pagando cada semana. Salen $20, $30 (millones), hemos pagado semanas de $50 millones, porque de nuevo, el gobierno tiene que pagar suplidores, tiene que pagar nómina, tiene que pagar de todo”.

Recordó que cuando entró el gobierno de Alejandro García Padilla en enero pasado se informó que el año fiscal cerraría con una deficiencia presupuestaria de $600 millones, por lo que han tenido que tomar decisiones para evitar los problemas de fondos.

“Hemos estado manejando un problema de ingresos y de 'cash flow'”, sentenció.