¡Hay esperanza! Investigarán campos de tiro en El Tuque

Por Primerahora.com 03/13/2013 |
Los vecinos le enseñaron a Primera Hora las decenas de proyectiles que han recogido en sus casas.
La directora de la escuela superior Lila Mayoral Wirshing, Cristina Torres Velázquez, mostró a Primera Hora los proyectiles que se han recogido en el plantel.  (Archivo)  

La Cámara aprobó investigar la presencia de campos de tiro en El Tuque, en Ponce, donde los vecinos temen que una bala viva los hiera o los mate.

Las municiones que se disparan en el campo de tiro de la Policía de Puerto Rico y el polígono privado Ponce Expert Shooting Club no solo afectan el ambiente académico en la escuela vocacional Lila Mayoral Wirshing, sino que el peligro de una bala viva acecha en cualquier momento a los residentes de las viviendas cercanas a esas instalaciones.

Recientemente, Primera Hora visitó en exclusiva a los vecinos de la calle Lorencita Ferré, del sector Nueva Vida y de la escuela vocacional, quienes atemorizados denunciaron que las balas interrumpen su vida cotidiana cuando caen en sus patios y residencias.

La Resolución de la Cámara 260, de la autoría del representante del distrito 23, Nelson Torres Yordán, ordena a las comisiones de Desarrollo Integrado de la Región Sur y la de Seguridad Pública para el Desarrollo de Iniciativas Contra el Crimen y la Corrupción investigar exhaustivamente la presencia de proyectiles procedentes de los dos campos de tiro.

“Es de conocimiento de todos la situación que presenta la comunidad de El Tuque. De igual forma, en un rotativo del país (Primera Hora), en días recientes, quedaron evidenciadas las experiencias que les ha tocado vivir, incluso, a miembros de la escuela superior Lila Mayoral, ubicada en la misma comunidad, al encontrarse con proyectiles procedentes de los campos de tiro”, expresó Torres Yordán.

El informe debe contener contenga hallazgos, conclusiones y recomendaciones sobre la situación que enfrentan los miembros de la comunidad con la presencia de los campos de tiro en el área.

Entretanto, sigue vivo el miedo. En la escuela, por ejemplo, el Comité de Padres se ha dado a la tarea de recoger y fechar, en sobres, las balas que van encontrando en el plantel.

“Tuvimos que hacer un cambio de horario para salir a las 4:00 p.m. y, cuando salimos al estacionamiento, ya oímos los disparos”, dijo la directora Cristina Torres Velázquez en una entrevista reciente con este diario.

Tags

PonceEl Tuque